Historia

Félix Varela: un eminente pensador y fundador de la nacionalidad cubana

hernan boschFélix Varela.Hernán Bosch
hrbosch@enet.cu

Este 25 de febrero se cumplen 160 años del fallecimiento en el exilio, en Estados Unidos, del eminente sacerdote, pedagogo, escritor, filósofo y político Félix Varela, considerado el primer pensador cubano que planteó la necesaria separación de Cuba de la metrópoli española, la lucha por la independencia y la modernización del sistema de enseñanza en la Isla.

También conocido como el Padre Varela, es calificado como el primero que enseñó a los cubanos a pensar en el patriotismo.

Nacido en La Habana el 20 de noviembre de 1788, estudió Filosofía y Teología en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio y en la Universidad de La Habana, según se precisa en una síntesis biográfica suya insertada en la enciclopedia digital cubana (EcuRed).

Con apenas 24 años de edad, el Padre Varela es nombrado profesor de Filosofía, Física y Ética en el Seminario, donde prepara el primer laboratorio de Física y Química que tiene la Isla: cajas galvánicas, tubos de ensayo, máquinas neumáticas, sistema planetario móvil y otros instrumentos para la enseñanza de las ciencias mediante la experimentación fueron instalados allí.

Varela enseña con los métodos pedagógicos más adelantados. Pese a que, según testimonio de su ilustre alumno José de la Luz y Caballero, dominaba el latín como su propia lengua, renovó la enseñanza de la época utilizando el español en sus clases y libros, en los que abandonó el escolasticismo imperante e introdujo la experimentación en el estudio de las ciencias.

Como pedagogo, Varela otorgaba mucha importancia a que sus alumnos aprendieran a razonar con sus propias cabezas, lo importante según él era que aprendieran a pensar y a decidir por sí mismos. Quizás de esa práctica proviene la posterior valoración que hiciera de su maestro el también eminente Luz y Caballero: “mientras se piense en la Isla de Cuba, se pensará en quién nos enseñó primero a pensar”.

Diputado a las Cortes de Cádiz en 1821, en representación de Cuba, Varela defendió el derecho a la autonomía de los territorios americanos, propuso la abolición de la esclavitud en la Isla y la modernización de la enseñanza, ideas por las que se ganó el odio del absolutismo monárquico que había retornado al poder en España, que lo condenó a muerte.

Varela huyó de la península y se estableció en Estados Unidos, desde donde se consagró a fomentar el independentismo en los cubanos.

Publicó en Nueva York el periódico independentista El Habanero, que entraba clandestinamente en Cuba y junto a José Antonio Saco redactó El Mensajero Semanal y colaboró con otras varias publicaciones, siempre en defensa de causas justas.

Durante su estancia en Estados Unidos el Padre Varela abrió varias escuelas para niños y publicó diversas obras relacionadas con temas religiosos y científicos, lo cual le ganó rápido prestigio, por lo que en 1837 fue nombrado vicario general de Nueva York y recibió otros reconocimientos.

Desde 1846 su salud comenzó a deteriorarse notablemente, por lo que en busca de mejor clima viajó en varias ocasiones a La Florida, hasta su muerte en San Agustín, población de ese estado norteamericano, el 25 de febrero de 1853. Luego de instaurada en Cuba la República, sus restos fueron trasladados y colocados en el Aula Magna de la Universidad de La Habana.

Su vida y obra le aseguran un sitio imperecedero entre los primeros próceres que hicieron posible el surgimiento de la nacionalidad cubana y la definitiva independencia de la Patria.

Artículos relacionados

Potrero Hormiguero, símbolo de Las Tunas

Tania Ramirez

Gema Carbonell, una joya de la lucha revolucionaria en Las Tunas

Yanetsy Palomares Pérez

Las Tunas, orgullosa de su historia desde el 10 de octubre de 1868

Ordey Díaz Escalona

Enviar Comentario


× cuatro = 36