• Portada
  • Salud
  • Trasplante renal en Cuba: 43 años de experiencia
Salud

Trasplante renal en Cuba: 43 años de experiencia

trasplante renal3Iris de Armas Padrino
ia@ain.cu

La Habana.- A 43 años de los trasplantes renales en Cuba, iniciados el 24 de febrero de 1970, más de cinco mil pacientes se han beneficiado con este proceder, cuyos resultados son comparables con los de países desarrollados.

“Al igual que en el mundo, los trasplantes de órganos en la isla comenzaron por los renales, 16 años después de haberse efectuado el primero en el planeta”, recordó a la ACN el doctor Alexander Mármol Sóñora, coordinador de este programa en el Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

“Con la creación de los institutos de investigación en 1966 y bajo el liderazgo del profesor Abelardo Buch López (nombre que honra el Instituto de Nefrología), Cuba realiza tal proeza en 1970 y se ubicó en la tercera nación de Latinoamérica”, acotó el especialista.

Otros profesores, con los que en su mayor parte se cuenta actualmente en la práctica médica cubana, también comenzaron con esas experiencias por tal fecha, proceder que se ha extendido por el archipiélago y se lleva a cabo en nueve instituciones de varias provincias.

“El país posee un fuerte programa de obtención de órganos, que lo sitúa entre los mejores de América Latina y realiza más del 90 por ciento de esos injertos con donante cadáver”, precisó Mármol Sóñora.

Aclaró que el donante vivo solo se hace entre familiares de primera línea (hermanos, padres a hijos o viceversa).

“Sin donante no hay trasplante, y Cuba es una de las naciones con menos negativa familiar a la donación de todos los órganos, solo un 13 por ciento de la población, mientras en otros países el indicador llega al 50 por ciento”, recalcó el experto.

“Con un donante se pueden salvar cuatro personas como mínimo”, resaltó el también funcionario de la Organización Nacional de Trasplantes del MINSAP.

Cabe destacar el gesto de los familiares de los donantes, ya que sin su voluntad sería imposible beneficiar a tantas personas en fase terminal, por lo que su altruismo y actitud desinteresada hace posible que esos enfermos mejoren su calidad de vida.  

Según estudios, en alrededor de 20 mil dólares por paciente oscila el costo anual de una hemodiálisis, mucho más cara que un trasplante, el cual resulta el mejor método porque las personas se rehabilitan más rápido y no tienen que depender de una máquina en días alternos o de la diálisis peritoneal.

En países del primer mundo es cuatro veces más económico hacer un trasplante de riñón que mantener a un enfermo en diálisis, pues en solo una sesión se consumen por cada paciente unos 120 litros de agua.

“La tasa en los últimos tres años se ha incrementado lenta y progresivamente y, en 2012, Cuba realizó unos 140 renales”, enfatizó el especialista de II Grado en Nefrología. (Agencia Cubana de Noticias)  

Artículos relacionados

Medicina Natural y Tradicional en Cuba, en marcha

Redacción Tiempo21

Expertos de 15 países se actualizarán sobre resistencia antimicrobiana

Redacción Tiempo21

Cuba, expresión viva de la declaración de Alma-Ata

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


nueve − 2 =