• Portada
  • Salud
  • Garantías para tuneros con enfermedad renal terminal
Salud

Garantías para tuneros con enfermedad renal terminal

trasplante renalesnlda romeroEsnilda Romero Maña
esnilda@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas- Unas treinta personas de la provincia de Las Tunas se han beneficiado con un transplante de riñón, complejo y costoso proceder concebido para mejorar la salud de pacientes con Insuficiencia Renal Crónica en fase terminal (IRC) que comenzó a hacerse en Cuba en 1970.

De ellos la mayoría recibió el órgano de donante cadáver y tres de personas viva emparentada y compatible, exactamente de padres a hijos y viceversa, modalidad que se inició en el país nueve años más tarde.

Este último método es muy ventajoso sobre todo por la prolongada supervivencia que logra, dos décadas como promedio, explicó a Tiempo21 el jefe de servicio de nefrología en el territorio, el doctor Edelio Pérez Domínguez.

Precisó que la provincia mantiene un registro actualizado de los posibles receptores y su estado de salud y el equipo medico responsable tiene plena convicción de que la rapidez con que se actúe es determinante en el éxito del trasplante.

Dijo que se hace un riguroso estudio de compatibilidad que propicia la red nacional lo que permite actuar con total control y rigor.

En el país existen nueve centros con recursos humanos y tecnológicos idóneos para realizar transplante de riñón y los pacientes de Las Tunas generalmente lo reciben en las provincias de Holguín y Camagüey.

El injerto es hasta ahora la mejor alternativa de tratamiento para los pacientes con enfermedad renal terminal, una dolencia que se incrementa por día.

Según la Organización Mundial de la Salud, hasta 600 millones de personas en el planeta pueden padecerla por el aumento acelerado de la Hipertensión Arterial y la Diabetes Mellitus, sus principales causas.

Estas afecciones constituyen un grave problema de salud en el mundo y del cual Cuba no está libre. Para cambiar dicha realidad en Las Tunas se promueven acciones de prevención desde el eslabón de atención primaria de salud con los médicos y enfermeros de la familia en la avanzada.

La hemodiálisis es mucho más cara que el injerto del riñón, mediante este el enfermo se rehabilita más rápido y no tiene que depender de una máquina en días alternos.

Un trasplante renal cuesta alrededor de 40 mil dólares y cada sesión para hemodializar 145 dólares.

En Cuba ambos procederes son absolutamente gratis y a los necesitados se les aseguran también medicamentos, entre ellos los inmunosupresores, que valen cientos de miles de dólares, para garantizar la supervivencia.

 


Artículos relacionados

Mejoran servicios de salud en el municipio de Colombia

Esnilda Romero Maña

Desarrolla Cuba actividades por el Día Mundial del Corazón

Redacción Tiempo21

Comienza en Cuba Semana Mundial del Corazón

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


9 × = setenta dos