Las Tunas, Cuba. Sábado 19 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Siempre tú

Siempre tú

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

darletis leyvaDarletis Leyva González
darletislg@rvictoria.icrt.cu 

Tienes el sabor de lo dulce y de lo amargo; eres como brisa que acaricia el rostro y luz para los ojos dormidos. Te alojas en todos los espacios; no vacilas en fisonomías, ni credos, ni razas, ni edades, ni lenguas, ni geografías. A veces te presentas con la inocencia de los niños y otras con la desaforada fuerza de los huracanes.

¡Sí, eso eres!, huracán que arrasas con tu tierna lira y te vuelves gris a ratos y casi siempre rosa, también con sus espinas, en esta vida que malgastamos y que es solo una. Estás en la sonrisa del niño, en el llanto de la madre junto a la tumba del hijo amado, en el grito de vida de los recién nacidos, en el hombre que abraza con su sudor la ciudad; en lo bello, en lo feo, por eso tienes cuerpo omnipresente, universal y eterno.

Amor es ponerse de almohada
para el cansancio de cada día;
es ponerse de sol vivo en el ansia
de la semilla ciega que perdió
el rumbo de la luz, aprisionada
por su tierra, vencida por su misma
tierra… Amor es desenredar marañas
de caminos en la tiniebla:
¡Amor es ser camino y ser escala!
Amor es este amar lo que nos duele,
Lo que nos sangra

Por dentro…

Tu reino lo componen la fidelidad, confianza, pasión, ternura, el apoyo, la sensualidad, inteligencia, comprensión, convivencia, los años…; porque lo tuyo es puro, nuevo y atrevido, y aunque como cristalina agua corres como mar en el interior del alma y te moldeas al antojo de tus embrujados, no soportas cadenas, ni humillaciones, ni bofetadas.

A veces eres náufrago y buscas la orilla; otras mueres como el ave Fénix y las miserias y perversiones de la humanidad te dan sepultura. Porque tú solo necesitas pureza y constancia para no envejecer jamás.

 Hoy muchos hablan en tu nombre, y aunque sientan tenerte dominado, tu compadre Cupido y tú bien saben que ni siquiera los más avezados pueden descubrir por donde van tus pasos, porque eres sutil, profundamente silencioso, sublime y siempre nuestro.  

Amor es perdonar; y lo que es más
que perdonar, es comprender…
Amor es apretarse a la cruz, y clavarse
a la cruz, y morir y resucitar…
¡Amor es resucitar!

                            Dulce María Loynaz



Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ 4 = doce