Las Tunas, Cuba. Martes 24 de Abril de 2018
Home > Salud > Enamorarse, cóctel químico de placer

Enamorarse, cóctel químico de placer

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

pareja siluetaDai Liem Lafá Armenteros
dla@ain.cu

Estar enamorado produce en el organismo una auténtica inundación de sustancias químicas las cuales nos hacen sentir bien, y también son responsables de reacciones físicas como el enrojecimiento de las mejillas, la sudoración de las palmas de las manos y la aceleración del latido cardíaco.

Según la revista española Muy interesante, la investigadora Domeena Renshaw, del Departamento de Psiquiatría y Neurociencia del Comportamiento de la Universidad de Loyola (Estados Unidos), manifiesta que el cóctel cerebral de los enamorados está formado por dopamina, adrenalina y norepinefrina, sustancias encargadas de generar estos cambios.

La dopamina provoca sentimientos de euforia, tan comunes en los flechados por Cupido; mientras, la adrenalina y la norepinefrina hacen que el corazón lata con fuerza y nos quite el sueño.

El escaneo con resonancia magnética del cerebro en personas enamoradas ha puesto al descubierto que el sentimiento amoroso aumenta el flujo de sangre hacia el centro de placer en ese órgano, algo similar a quienes se hacen adictos a las drogas.

A esto se suma que, cuando nos enamoramos, descienden los niveles de serotonina en nuestras neuronas, lo cual explica por qué en los inicios de la relación “no tenemos ojos nada más para nuestra pareja”, aclara Renshaw.

En otro estudio la doctora Lucy Brown, catedrática de neurociencia del Colegio de Medicina Albert Einstein, de Nueva York, utilizó imágenes de resonancia magnética para investigar el cerebro de 17 jóvenes que declararon estar “locamente enamorados”.

Observó cómo mirar la foto de la persona amada activaba tanto las neuronas del núcleo caudado como las del segmento ventral, dos áreas cerebrales vinculadas al placer. De esa forma comprobó que en el cerebro enamorado ambas zonas se inundaban de la hormona dopamina.

¿El resultado? La reacción que ayuda a los enamorados a sentirse cargados de energía, mucho más motivados, dispuestos a asumir riesgos y a vivir como nunca, en especial, cada 14 de febrero, Día de San Valentín. (Agencia Cubana de Noticias)  

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, una editora, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


seis + = 7