Opinión

Cuba y la Celac, el camino de la integración regional

Waldo Mendiluza
Editor jefe de la redacción Nacional de Prensa Latina.

La Habana.- Latinoamérica y el Caribe apuestan por impulsar un mecanismo de integración regional que le permitan concertar posiciones frente a un escenario marcado por la crisis económica y los retos del desarrollo sostenible.

A finales de enero, Chile acogerá la Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), bloque en el que Cuba asumirá la presidencia, actualmente ejercida por los anfitriones.

La organización fundada en Caracas, Venezuela, en diciembre de 2011 reúne por primera vez en un mismo foro a los 33 países independientes de América Latina y el Caribe, entidad de la que no forman parte Estados Unidos y Canadá, naciones del continente con diferente historia, cultura y proyección socio-económica y política.

En la capital venezolana, los miembros de la Comunidad fijaron sus aspiraciones de inclusión social, crecimiento con equidad y desarrollo sustentable desde la unidad y la integración, escenario que calificaron de una necesidad para enfrentar con éxito los desafíos existentes.

También establecieron un Plan de Acción contentivo de los propósitos de la Comunidad en materia, económica, social, energética, ambiental y cultural.

Para el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, se trata del suceso institucional más importante de la región en un siglo.

Por su parte, el presidente Raúl Castro destacó al intervenir en la reunión fundacional de Caracas el carácter trascendental del foro.

Con las decisiones que aquí adoptamos y el trabajo conjunto de los últimos tres años, reivindicamos más de dos siglos de luchas y esperanzas. Llegar tan lejos nos ha costado esfuerzo, pero también sangre y sacrificio, apuntó.

A propósito de la Cumbre de la Celac que acogerá el 27 y 28 de enero Chile -donde Cuba asumirá la presidencia del bloque-, Raúl Castro expresó el compromiso de la isla caribeña con la entidad y sus objetivos.

Este hecho representa, además de un alto honor, una gran responsabilidad a la que consagraremos los mayores esfuerzos y energías, afirmó el 13 de diciembre de 2012 al clausurar en el habanero Palacio de Convenciones la VII Legislatura del Parlamento.

De acuerdo con el mandatario, pese a las dificultades y peligros, la región “persevera en sus objetivos de independencia, soberanía, desarrollo e integración; sabiendo que sin justicia social y una distribución más equitativa de la riqueza ello no sería posible”.

ORIGENES DE LA ENTIDAD

Según expertos, el origen de la Celac debe enmarcarse en una combinación de cuestiones, como la llegada al poder en Latinoamérica y el Caribe de gobiernos más comprometidos con la independencia regional y la justicia social, y el fracaso en el área de los modelos neoliberales y los esquemas de libre-comercio.

Además, señalan el descrédito de la política de Estados Unidos en la región, en especial bajo la gestión de George W. Bush (2001-2009) y el surgimiento de dos nuevas agrupaciones de integración, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (2004) y la Unión de Naciones Suramericanas (2008).

Reunidos en Cancún, México, en la Cumbre de la Unidad, los jefes de Estado y Gobierno acordaron crear la Celac, luego de un proceso de varios encuentros e iniciativas.

En 2008, Brasil recibió por primera vez a todos los mandatarios latinoamericanos y caribeños, foro que se denominó Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo (CALC), semilla de la Celac.

También representaron un aporte en el nacimiento del bloque integracionista el Grupo de Río, al cual Cuba ingresó como miembro pleno en 2008, y las acciones desarrolladas por México durante su secretaría Pro Tempore de ese Grupo y Ecuador con su propuesta de crear una nueva organización regional puramente latinoamericana y caribeña.

Los diferentes pasos dados rindieron frutos con el surgimiento de la Comunidad en diciembre de 2011 en Venezuela, donde cancilleres y altos funcionarios desarrollaron en meses previos varias reuniones para perfilar los documentos fundacionales.

De esa manera, nació la Celac como instrumento de concertación y defensa de la identidad, las aspiraciones y la cultura regionales, bajo los principios básicos de la inclusión de los 33 países independientes de América Latina y el Caribe y sin el propósito de sustituir los mecanismos existentes.

AGENDA DEL BLOQUE

Durante la cumbre realizada por Venezuela, la entidad adoptó más de una veintena de documentos, entre los que sobresalen la Declaración y el Plan de Acción de Caracas, además de los estatutos para su funcionamiento orgánico y un pronunciamiento especial sobre la Defensa de la Democracia y el Orden Constitucional en la Celac.

A partir de esos textos, el bloque decidió trabajar de cara a la concertación política, económica, social y científico-técnica; y la integración, con el objetivo definido de erigirse en el interlocutor de América Latina y el Caribe con las otras regiones.

En materia económica, los países fijaron como rumbo enfrentar la crisis financiera internacional y construir una nueva arquitectura, mientras que en materia social citaron el interés en avanzar en la inclusión y la erradicación de la pobreza y del hambre.

La Celac también trazó entre sus prioridades la integración en los sectores cultural, energético, transporte, telecomunicaciones y fronterizo.

Respecto al ambiente, establecieron mecanismos para generar e implementar planes, políticas y programas regionales comunes en función del desarrollo sostenible y la preservación del entorno. (Prensa Latina)



Artículos relacionados

EE.UU. en 2018, más pasos contrarios al acercamiento a Cuba

Redacción Tiempo21

El tiempo será el que dicte la sentencia

Leydiana Leyva Romero

Que la formalidad no destruya las buenas ideas

Adialim López Morales

Enviar Comentario


nueve × = 63