Historia del Deporte en Las Tunas

El coraje en persona

juanemiliobatista1Juan E. Batista Cruz
jbatista@anet.cu

Buenos lanzadores siempre han tenido las representaciones tuneras de béisbol, desde los legendarios Beto Ramírez y Kike Torres, pasando por los Tabito Bello, Orlando Peña, Eliécer Velázquez, Ángel López, Gregorio Pérez, Félix Núñez, José Miguel Báez y Juan Carlos Pérez, hasta las estrellas actuales como Yoelkis Cruz, Darién Núñez, Carlos Juan Viera, Ubisney Bermúdez y Yudiel Rodríguez.

Pero en ese devenir de la pelota tunera, son muchos los tiradores que, sin sobresalir por su alta calidad o gran número de victorias, realizaron un aporte notable a la tradición que caracteriza a este territorio en cuanto a hombres que, por el apoyo a sus compañeros de primera línea, respondieron a la confianza de los colectivos de dirección y preservaron victorias importantes.

Entre esos casi anónimos serpentineros de Las Tunas, está el derecho Elio González Águila, todo coraje y entrega que incluía no solo su sapiencia desde la lomita, sino su destreza como corredor y bateador, en cuyas funciones fue clave para consolidar una victoria. Tenía un control a toda prueba y nunca hizo caso a la alta calidad del bateador en turno. Para él todos podían ser dominados.

El muchacho del reparto Santo Domingo, exaltado a la pelota organizada desde los encuentros de placeres en los terrenos de sabana, donde se forjó en el espíritu de victoria, tuvo dos participaciones en series nacionales, con Oriente y Mineros y una con Las Tunas, luego de la nueva división político administrativa, al multiplicarse en cinco provincias la indómita región.

Es así que en su currículum aparecen tres campeonatos nacionales, en los cuales lanzó en 30 partidos, 10 de ellos de abridor, completó seis, ganó seis y perdió nueve, se apuntó un salvamento y consiguió una lechada.

En 123,1 capítulos de actuación permitió 51 carreras, 42 de ellas limpias, para promedio de efectividad de 3,06. Elio propinó 32 ponches, regaló 41 boletos, le pegaron 120 jits, entre ellos 14 dobles, seis triples y 10 jonrones, pero sus contrarios solo pudieron promediar un anémico 256 de average ofensivo.

Después de abandonar el béisbol activo, Elio González reportó excelentes resultados de entrenador en las categorías pequeñas, hasta llegar a la condición de preparador de lanzadores en la novena de la provincia en tres contiendas nacionales, donde ganó el apreció de sus compañeros y, muy importante, el reconocimiento de los serpentineros, tanto de los jóvenes como de los ya establecidos, a quienes ayudó a mejorar su rendimiento desde la lomita.

A principios de este siglo 21, Elio fue seleccionado para cumplir misión internacionalista de ayuda técnica en la hermana República Bolivariana de Venezuela. Designado al estado de Falcón, este excelente entrenador, forjado en la “candela’’ del terreno de juego, dejó una huella imborrable al situar al equipo infantil de ese territorio, habitualmente sotanero, en uno de los tres primeros lugares en la lid nacional.

Trabajador incansable, Elio González se mantiene apoyando el trabajo de preparación de lanzadores desde las edades más tempranas y participa en las actividades que, habitualmente, organiza la Comisión Provincial de Atención a Atletas, una de las mejores del país por sus resultados.

Artículos relacionados

«Nene» Jiménez, jardinero central de lujo

Juan E. Batista Cruz

Chiflán en el béisbol de Colombia

Juan E. Batista Cruz

Un juego para recordar

Juan E. Batista Cruz

Enviar Comentario


8 × nueve =