• Portada
  • Las Tunas
  • Relevante labor de educación ambiental en el Jardín Botánico de Las Tunas
Las Tunas

Relevante labor de educación ambiental en el Jardín Botánico de Las Tunas

Waldo Bonet Mayedoada cristina higuera turAda Cristina Higuera Tur
adacrist@enet.cu

 Las Tunas.- Una encomiable labor de educación ambiental desempeñan los trabajadores del Jardín Botánico de esta ciudad, ubicada a unos 690 kilómetros al este de La Habana.

Waldo Bonet Mayedo, director de la instalación, considera que esta es una tarea priorizada por el vínculo que establece entre los especialistas y la población, en particular, con los niños y jóvenes.  

En sus declaraciones a Tiempo21 agregó que: “los jardines botánicos de Cuba están organizados en una red que incluye un extenso programa por el cual nos guiamos metodológicamente; aunque ejecutamos nuestras  propias acciones en dependencia de las características de la provincia y del lugar donde estamos enclavados”.

¿En qué consiste  este trabajo?

“Nos apoyamos mucho en la labor con los círculos de interés, pues a ellos incorporamos estudiantes de los centros escolares de la enseñanza primaria aledaños a la comunidad.

Con estos niños actuamos sistemáticamente mediante un plan de estudio elaborado por los propios especialistas y que abarca diferentes temas, entre ellos, los referentes a las ciencias naturales, semillas, bonsái, palmeras, cultivos de plantas ornamentales y otros.

Los cursos se extienden casi todo el año y se organizan en grupos de 10 o 15 alumnos. Siempre tratamos que sean clases más prácticas que teóricas; aprovechamos para introducir cuestiones relacionadas con la formación de valores y el fomento del sentido de pertenencia.

Realmente nos gustaría trabajar con más alumnos; pero estamos muy distantes del centro de la ciudad y eso imposibilita que podamos llegar a cada uno de los planteles educacionales”.

¿Cuál es la finalidad de las acciones de educación medioambiental?

“Nosotros como institución tenemos la misión de conservar, crear colecciones para su uso público y que las personas puedan venir y disfrutar de las variedades de plantas. También cumplimos con el deber de enseñar y ayudar a que quienes nos visiten tomen conciencia de la importancia de preservar aquellas especies que se encuentran en peligro de extinción para que todos contribuyamos al cuidado de la naturaleza.

Aquí contamos con cerca de cien especies amenazadas y este es un renglón interesante para divulgar. Eso lo hacemos saber e insistimos en la necesidad de protegerlas; así como conservar los restantes ejemplares de la flora cubana.”

¿Cómo se vinculan los guías a esta labor?

“Los guías de instalaciones son un factor clave en la transmisión de conocimientos, pues se encargan de recibir a los visitantes, de mostrarles las diferentes áreas, explicarles y, en definitiva, educarlos en cuanto a las variedades que se exponen en el Jardín.

Ellos tienen el deber de orientar. No solo de mostrar las plantas; sino hablarles de cómo se siembran, de qué manera es propicio regarlas, por qué corren riesgo de desaparecer. En esa función hacemos énfasis nosotros.”

¿Otras iniciativas?

“Tanto la Radio como la Televisión en la localidad brindan un extraordinario apoyo a este colectivo. Son medios de comunicación con los cuales mantenemos relaciones sistemáticas. Nos vinculamos a los espacios televisivos y radiales para extender nuestro quehacer, dar consejos, esclarecer dudas y ofrecer recomendaciones”.

¿Quiénes frecuentan el Jardín?

Hemos tratado de mantener las áreas en buenas condiciones y actualmente estamos por encima de los cuatro mil visitantes al año. Ya es raro en una semana que no vengan quinceañeras a hacerse sus fotos.

Asimismo se buscan locaciones para obtener las mejores imágenes para las fotografías de bodas, los pioneros hacen sus acampadas, asisten personas de la tercera edad vinculadas a los círculos de abuelos y algunas iglesias realizan en nuestras áreas sus retiros espirituales.

Además  los profesores universitarios cumplimentan aquí parte de sus tareas técnicas de los planes de estudio de agronomía y otras materias.

La entrada de público está funcionando bastante bien y estamos contentos. Eso nos enorgullece y a la vez dice mucho de la calidad del servicio que prestamos”.

De tal modo las gestiones de educación ambiental en el Jardín Botánico de Las Tunas se consolidan y nuevas iniciativas contribuyen a facilitar el acceso a este interesante universo que propone aprender, valorar y proteger.



Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

Las Tunas.-Una encomiable labor de educación ambiental desempeñan los trabajadores del Jardín Botánico de esta ciudad, ubicada a unos 690 kilómetros al este de La Habana.

Waldo Bonet Mayedo, director de la instalación, considera que esta es una tarea priorizada por el vínculo que establece entre los especialistas y la población, en particular, con los niños y jóvenes.  

En sus declaraciones a Tiempo21 agregó que “los jardines botánicos de Cuba están organizados en una red que incluye un extenso programa por el cual se guían metodológicamente; aunque tienen sus  propias acciones en dependencia de las características de la provincia y del lugar donde estamos enclavados”.

¿En qué consiste  este trabajo?

“Nos apoyamos mucho en la labor con los círculos de interés, pues a ellos incorporamos estudiantes de los centros escolares de la enseñanza primaria aledaños a la comunidad.

Con estos niños actuamos sistemáticamente mediante un plan de estudio elaborado por los propios especialistas y que abarca diferentes temas, entre ellos, los referentes a las ciencias naturales, semillas, bonsái, palmeras, cultivos de plantas ornamentales y otros.

Los cursos se extienden casi todo el año y se organizan en grupos de 10 o 15 alumnos. Siempre tratamos que sean clases más prácticas que teóricas y aprovechamos para introducir cuestiones relacionadas con la formación de valores y el fomento del sentido de pertenencia.

Realmente nos gustaría trabajar con más alumnos; pero estamos muy distantes del centro de la ciudad y eso imposibilita que podamos llegar a cada uno de los planteles educacionales”.

¿Cuál es la finalidad de las acciones de educación medioambiental?

“Nosotros como institución tenemos la misión de conservar, crear colecciones para su uso público y que las personas puedan venir y disfrutar de las diversas variedades de plantas. También cumplimos con el deber de enseñar y ayudar a que quienes nos visiten tomen conciencia de la importancia de preservar aquellas especies que se encuentran en peligro de extinción para que todos contribuyamos al cuidado de la naturaleza.

Aquí contamos con cerca de cien especies amenazadas y este es un renglón interesante para divulgar. Eso lo hacemos saber e insistimos en la necesidad de protegerlos; así como conservar los restantes ejemplares de la flora cubana.”

¿Cómo se vinculan los guías a esta labor?

“Los guías de instalaciones son un factor clave en la transmisión de conocimientos, pues son los encargados de recibir a los visitantes, de mostrarles las diferentes áreas, explicarles y, en definitiva, educarlos en cuanto a las variedades que se exponen en el Jardín.

Ellos tienen el deber de orientar. No solo de mostrar las plantas; sino hablarles de cómo se siembran, de qué manera es propicio regarlas, por qué corren riesgo de desaparecer. En esa función hacemos énfasis nosotros.”

¿Otras iniciativas?

“Tanto la Radio como la Televisión en la localidad brindan un extraordinario apoyo a este colectivo. Son medios de comunicación con los cuales mantenemos relaciones sistemáticas. Nos vinculamos a los espacios televisivos y radiales para extender nuestro quehacer, dar consejos, esclarecer dudas y ofrecer recomendaciones”.

¿Quiénes frecuentan el Jardín?

Hemos tratado de mantener las áreas en buenas condiciones y actualmente estamos por encima de los cuatro mil visitantes al año. Ya es raro en una semana que no vengan quinceañeras a hacerse sus fotos de cumpleaños.

Asimismo se buscan locaciones para obtener las mejores imágenes para las fotografías de bodas, los pioneros hacen sus acampadas, asisten personas de la tercera edad vinculadas a los círculos de abuelos y algunas iglesias realizan en nuestras áreas sus retiros espirituales.

Además  los profesores universitarios cumplimentan aquí parte de sus tareas técnicas de los planes de estudio de agronomía y otras materias.

La entrada de público está funcionando bastante bien y estamos contentos. Eso nos enorgullece y a la vez dice mucho de la calidad del servicio que prestamos”.

De tal modo las gestiones de educación ambiental en el Jardín Botánico de Las Tunas se consolidan y nuevas iniciativas contribuyen a facilitar el acceso a este interesante universo que propone aprender, valorar y proteger.

Artículos relacionados

Central Colombia a punto de estar listo para la zafra

Yanet Lago Lemus

Amancio, tercer ingenio de Las Tunas que produce en la presente zafra

Yaimara Cruz García

Consejo de la Administración de Las Tunas debate sobre problemática de envejecimiento poblacional

Claudia Pérez Navarro

Enviar Comentario


× cinco = 15