El día después del fin del mundo

carlos zamorapioneros 12Carlos Zamora
carlos.zamorarodriguez.16@facebook.com

Tal y como pronosticaron, amanecimos sin servicio de gas. Pero a mi hija no le importa porque es la fiesta por el Día del Educador y está eufórica con su bolsa de regalos. Apenas desayuna porque sabe. La víspera nos aseguraron que estaba listo el kake y hay suficientes golosinas reunidas para colmar los apetitos.

La escuela es una gran pista de entusiasmo. Entre pañoletas y disfraces se cantan himnos a la alegría en todos los ritmos y lenguas. De pronto descienden las temperaturas. Recordé que en Siria la muerte sigue silbando su melodía maldita y que en los noticieros hablaron de una escuela en Norteamérica donde murieron dos decenas de niños. Todo se nubla, pero los pioneros corean canciones pegajosas y los padres les acompañamos mirando el reloj: llegaremos tarde al trabajo. Mas nos disculparán porque es el fin del mundo o porque casi se acaba el año.

Para una estampa sobre La Habana una maestra pide mis espejuelos. Un niño imitará a Eusebio Leal, el Historiador de la Ciudad y los necesita. No puedo negarme. Así que mis ojos miopes disfrutan de los aplausos y siento la mano de mi hija que me protege de esa minusvalía momentánea, mientras salta para ver a sus condiscípulos, que recrean a pregoneros, turistas y personajes célebres.

Hasta el Caballero de París, un poco más pequeño, pasea su silueta.

Alguien habla de abrigos. Recordé mensajes recientes del invierno que me llegan de Madrid y Luxemburgo, y una esquela de Miami que menciona un cambio; familiares y amigos están al tanto del tiempo, como nosotros. Los niños abrazan a su maestra.

Me piden unas palabras y tomo las del Apóstol: Educar es preparar al hombre para la vida. Otra vida, pienso, recordando las predicciones Mayas. Otro tiempo, que ha comenzado, seguramente, cuando los niños cantan.



Artículos relacionados

Mastrapa y su madera de mambí

Miguel Díaz Nápoles

Las Tunas, ciudad que desafía el tiempo

Tania Ramirez

Señora de 98 años recorre su país y el mundo con vitalidad: la Radio Cubana

redigital

Escribir Comentario