• Portada
  • Cultura
  • Violeta de Chile seduce a prensa extranjera en Festival Cine
Cultura

Violeta de Chile seduce a prensa extranjera en Festival Cine

violeta sefuealos cielosFausto Triana

La Habana.- Prueba fehaciente del nivel alcanzado por la cinematografía de Chile, la película Violeta se fue a los cielos, de Andrés Wood, sedujo a la prensa extranjera para merecer el Premio Glauber Rocha en el 34 Festival de Cine de La Habana.

Pero el flechazo chileno fue absoluto, con una Mención Especial a la cinta No, de Pablo Larraín, en una muy reñida votación del jurado que requirió una ronda extra de deliberaciones para determinar el triunfador del lauro.

Instaurado desde 1985 y con el auspicio de la Agencia Latinoamericana de Noticias Prensa Latina, el galardón lleva el nombre del creador del Cinema Novo Brasileño y uno de los pioneros del quehacer del séptimo arte latinoamericano.

Violeta se fue a los cielos resume un armario caótico de la vida de la extraordinaria cantautora, escultora, poeta, ceramista, bordadora (…) que hace todo “por la gente, porque sin la gente no sería nada”. Un filme onírico, emotivo e iconoclasta.

“Uno se va metiendo en Violeta y se da cuenta de que Violeta es enigmática, hermética, pero a la vez es totalmente transparente. Me involucré personalmente en una cosa que jamás había hecho, que es hablar de alguien que existió”, reconoció Wood hace poco.

De fantasmas y alegorías, desgarradora en su esencia, la película de 120 minutos no parte de las recetas acostumbradas de los biopic hollywoodenses que buscan la lágrima fácil y se regodean en los pasajes de tonos triunfalistas.

Su protagonista, Francisca Gavilán, lleva con singular altura el papel de una mujer inconforme por naturaleza, caótica, inestable y con desapego familiar.

Basado en la biografía escrita por su hijo Ángel Parra, el largometraje es la apuesta de Chile a la candidatura al Oscar de Mejor Cinta Extranjera, estuvo nominada a los Goya de España y Ariel de México, y se impuso en el Festival de Sundance 2012.

Por otra parte, vale decir que el largometraje No, se trata de uno de los mejores del 34 Festival habanero. René Saavedra (Gael García Bernal) es el publicista escogido para contrarrestar la campaña del Sí de Pinochet para perpetuarse en el poder.

La figura ideal para adelantar la trama que no esconde fragmentos de los oscuros pasajes de la represión pinochetista, aunque abre espacios a un estilo de narración ágil y con dosis de humor en medio de las tensiones vividas en 1988.

Hay, a priori, una inclinación a desdramatizar el asunto, no para restarle trascendencia, sino para llevarla a puerto seguro. Está representada la sociedad chilena de entonces y el hecho histórico en síntesis perfecta, a partir de la obra de Antonio Skarmeta. (Prensa Latina)  

Artículos relacionados

Festival Cinemazul invita desde la literatura en la gran pantalla

Yanetsy Palomares Pérez

Congreso de la AHS: Cuba necesita transformar sus espacios culturales

Redacción Tiempo21

Moncada, un asalto de amor en Las Tunas

Yanetsy Palomares Pérez

Enviar Comentario


5 × = diez