Cultura

Pasiones del cine en La Habana

Fausto Triana

La Habana.- Acostumbrados a lanzar epítetos concluyentes, los cubanos vuelven a tomarse el tema del cine con absoluta pasión y los “críticos de la calle” presentan sus apuestas a los premios en el Festival de La Habana-2012.

Transcurridos los primeros seis días del tradicional encuentro con el Nuevo Cine Latinoamericano, las miradas comienzan a depositarse en los puntos de vista -por lo general divergentes- entre comentaristas y espectadores.

Las actuaciones de la chilena Francisca Gavilán (Violeta se fue a los Cielos), de la cubana Laura de la Uz (La película de Ana) y de la colombiana Joghis Arias (La Sirga) parecen concentrar a las favoritas para el palmarés en este apartado.

Precisamente los tres largometrajes mencionados pudieran aspirar a los Premios Corales o a los paralelos como el de la Federación Internacional de Críticos de Cine y el Glauber Rocha de los medios de difusión extranjeros con el auspicio de Prensa Latina.

Sin embargo, la cita habanera confirma en todo caso el grado de madurez y calidad del séptimo arte en Latinoamérica. Hay otras propuestas que no andan lejos de niveles altos, a la sazón Carne de Perro (Chile), Elefante Blanco (Argentina) y La Demora (Uruguay).

Por estrenarse y con expectativas, Hoy, de la brasileña Tata Amaral; la controvertida PostTenebrasLux, del mexicano Carlos Reygadas; Cassandra, de la argentina Inés de Oliveira; además de la ya elogiada Pescador, del ecuatoriano Sebastián Cordero.

Y falta por verse No, del chileno Pablo Larraín y con el protagónico de Gael García Bernal, que por el tema y el hilo conductor del mexicano recomiendan aguardar antes de emitir juicios categóricos.

De todos modos cada cual con su criterio. La Sirga parece una película traída por los pelos, ahora que el largo conflicto armado en Colombia abre ventanas de esperanzas de paz, precisamente en el diálogo guerrilla-gobierno en esta capital.

La vida de Violeta Parra es sin dudas uno de los mejores regalos al celuloide latinoamericano y de la mano de un maestro, Andrés Wood, que ya nos hizo reflexionar antes con Machuca. O Pablo Trapero y su demoledor Elefante Blanco, con Ricardo Darín.

El público también quiere reír y soñar, aunque esté convocado igual a la reflexión. Entonces gozan de popularidad las cubanas Irremediablemente juntos y La película de Ana, y Se vende, del carismático Jorge Perrugorría (Fresa y Chocolate).

En concurso participan 19 largometrajes de ficción, 20 medios y cortometrajes, 21 óperas primas, 23 documentales y 27 dibujos animados. Además se premiarán a los mejores guiones inéditos (29) y a los carteles (21). (Prensa Latina)  

 

Artículos relacionados

20 de Octubre: un día para festejar lo nuestro

Yanetsy Palomares Pérez

Festival Cinemazul entrega Premio Ola

Yanetsy Palomares Pérez

Festival Cinemazul invita desde la literatura en la gran pantalla

Yanetsy Palomares Pérez

Enviar Comentario


− dos = 3