• Portada
  • Cultura
  • Niemeyer, genio de la arquitectura moderna deja su impronta en Brasil
Cultura

Niemeyer, genio de la arquitectura moderna deja su impronta en Brasil

Oscar NiemeyerBrasilia.- Oscar Niemeyer, militante revolucionario y genio de la arquitectura moderna, murió a los 104 años de edad en un hospital de Río de Janeiro y deja su impronta en esta capital y otras ciudades del mundo.

Al lamentar su deceso anoche, la presidenta Dilma Rousseff resaltó que “Brasil perdió hoy uno de sus genios”, amo de los trazos y de las curvas, y gran revolucionario.

En una nota difundida por el Palacio de Planalto, sede de la Presidencia y una de las tantas obras diseñadas por Niemeyer, Rousseff lo calificó de mentor de una nueva arquitectura, innovadora, lógica y asegura que él soñó una sociedad igualitaria.

“Y pocos soñaron tan intensamente e hicieron tantas cosas como él”, destacó la mandataria al recordar que el arquitecto fue uno de los autores intelectuales de Brasilia, majestuosa ciudad creada en la década del 70, declarada en 1987 Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco.

Natural de Río de JaneiroNiemeyer nació el 15 de diciembre de 1907 en el barrio de Orange. Se graduó en 1934 en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Río de Janeiro, y en 1945 ingresó en el Partido Comunista de Brasil.

Entres sus esplendorosas obras figura Palacio de Alvorada, la residencia oficial del Presidente de la República y la sede del gobierno federal, con los edificios de la Plaza de los Tres Poderes.

Una de sus edificaciones insignias más populares es la Catedral Metropolitana de la capital, cuya edificación se asemeja a un barco. La entrada al edificio es a través de un pasaje subterráneo y en el techo de la iglesia hay ángeles colgantes.

Sus obras, edificios, monumentos, esculturas e iglesias, marcan el paisaje de las principales ciudades brasileñas y se esparcieron por varios países del mundo, como Cuba, Francia, España, Alemania, Italia, Argelia y Estados Unidos, entre otras.

Amigo del pueblo cubano y del líder de la Revolución, Fidel Castro, Niemeyer dejó una huella en isla caribeña con la escultura erigida en la Universidad de Ciencias Informáticas.

La escultura es considerada antiestadounidense, pues se muestra una figura monstruosa que intenta amenazar a un hombre, el cual se defiende esgrimiendo la bandera de Cuba.

Trabajador incansable, el maestro no dejo de pensar y en sus últimos días de ingreso, cuando estaba lúcido, deseaba salir para iniciar nuevos proyectos.

Durante su vida recibo reconocimientos y galardones como el premio Pritzker (1988), considerado el Nobel de arquitectura, el Príncipe de Asturias de las Artes, en 1989, y la Orden de las Artes y las Letras de España (2009).

Su cuerpo será velado hoy en el Palacio de Planato, sede de la presidencia de la República, y después retornará a Río de Janeiro, donde será enterrado mañana. (Prensa Latina)

Artículos relacionados

Seis días en La Habana, o la convivencia con el cine

Redacción Tiempo21

Anuncian reparación en circuito de teatros en Las Tunas

Sheyla Arteaga Rodriguez

Participan artesanos de Las Tunas en Fiart 2018

Yanetsy Palomares Pérez

Enviar Comentario


× 6 = seis