Gente

En la tercera edad, también se puede ser útil

juan-gonzalez-ortiz

Aristides Lores Batista

Juan González Ortiz
tiempo21@rvictoria.icrt.cu


En Majibacoa, uno de los ocho municipios ubicados en la provincia oriental de Las Tunas, vive un hombre de pueblo que hace muy suyo el precepto martiano de que “Las Cosas buenas han de hacerse sin llamar al universo para que lo vea a uno pasar Se es bueno porque sí; y porque allá adentro se siente como un gusto cuando se ha hecho un bien, o se ha dicho algo útil a los demás, eso es mejor que ser príncipe; ser útil”.

Ese hombre está muy próximo a las siete décadas de vida, y más de 40 años los dedicó como trabajador de La Industria Azucarera en Majibacoa, primero como jefe de Los Recursos Humanos y luego como dirigente en El Buró Sindical que agrupa a los trabajadores de ese gremio.

Hace tres años pasó a jubilación, pero nose retiró y desde hace una década, es el elegido entre los vecinos del barrio Los Pavones, en el poblado de Calixto, para que los represente en la Asamblea Municipal del Poder Popular.

Además de desempeñarse como delegado en la circunscripción número seis de El Jiquí, es El Presidente del Consejo Popular de Calixto, donde viven más de cinco mil habitantes, y donde están enclavados centros de la Salud Pública, Educación, Deporte, Cultura, Servicios Telefónicos, Comunales, Comercio y Gastronomía entre otros.

Arístides Lores Batista, acumula 10 años de experiencia, de forma ininterrumpida, en la importante labor de representar a sus electores en el órgano de Gobierno municipal, donde forma parte de La Comisión Permanente de Trabajo para atender la economía.

En la primera vuelta de las elecciones del pasado 21 de octubre, Arístides fue elegido de nuevo por la inmensa mayoría de sus electores, quienes a través del voto individual, directo y secreto, les reiteran su confianza para otro período de mandato de las estructuras locales de gobierno.

Lores Batista, el hombre martiano que vive en la calle 20, casa número 64 en el barrio Los Pavones, Calixto, Majibacoa, asegura que no ha hecho nada extraordinario, solo tratar a las personas con respeto, no mentir ni hacer promesas, confiar en los electores, unir voluntades en función de la comunidad y no cansarse nunca a pesar de los 68 años de vida y la situación económica del país.

Artículos relacionados

Ricardo Salgado Arias, un universo desde el dibujo

Yanetsy Palomares Pérez

Lisney y el idioma de los animales

Claudia Pérez Navarro

Panchón y su manía de construir

Edelmis Cruz Rodríguez

1 comentario

Enviar Comentario


nueve − 8 =