Gente

Un príncipe enano en Las Tunas

elena lisbet diego parramarcel payaso tuneroElena Diego Parra
elena@rvictoria.icrt.cu

El niño de mi historia se llama Marcell Pérez Garib. Es como todos los niños cubanos la alegría de su familia y a pesar de tener solo 10 años tiene una amplia carrera como artista, que inició desde que era muy pequeño.

¿Marcell, como te inicias en el arte?

“Todo comenzó cuando yo tenía dos o tres años. En las vacaciones yo iba con mi familia a los campismos y por las noches siempre participaba en los juegos y en los espectáculos que se hacían. Ya después yo hacía los míos y los presentaba, con la ayuda de Lesbia de la Fe, una gran cuenta cuentos que me fue introduciendo en ese mundo. Ya hoy hago cuentos, trabajo como payaso y hago adornos para cumpleaños,” me dice con esa sonrisa pícara que quienes lo conocen saben que nunca falta.

Desde hace algún tiempo este pequeño forma parte de las abejas de un gran panal…

“Soy integrante de La Colmenita del Balcón desde que surgió y para mí ha sido la manera de darle una gotica de miel a cada persona, un poquito de cariño y de alegría a todo aquel que lo necesite.”

¿Quién es Corbatica?

“De eso quiero hablarte”, me dice como quien recuerda algo muy importante. “Corbatica es mi primer personaje. Un día en un programa de la televisión vi una corbata y después un payaso. Al otro día me levanté y le dije a mi abuelo: Abu yo quiero ser el payaso Corbatica. Y ahí empezó todo. Cogí una blusa de mi abuela, un pantalón de mi abuelo y le puse unos tirantes. Ese fue el primer traje de Corbatica.”

Su abuelo Jose, o Abu como él lo llama, es su más ferviente admirador y cómplice…

Él va conmigo a todos los cumpleaños y actividades y me ayuda a hacer los squesh.

¿El nombre Marcell se escucha muchas veces al día en tu casa, es que tú eres muy travieso?

No sé decirte, pero creo que si…

Califícame a tu familia con una palabra…

Brillante.

¿Te consideras un niño feliz?

“Sí, porque mi familia me adora, estoy en la escuela y aprendo cosas nuevas, me gusta mucho mi trabajo y sobre todo porque estoy rodeado de amor.”

¿Crees que estaba destinado para ti ser artista?

“Pienso que sí, porque desde mi punto de vista de niño creo que es como una leyenda. Cada ser en el momento en que nace ya tiene escrito si va a ser actor, cantante, bailarín, eso está predestinado. Todo está en creer en lo que uno siente.”

Marcell es muy sabichoso, cualquiera que converse con él debe prepararse para escuchar sorprendentes historias que salen atropelladamente de su imaginación. A pesar de ser muy inteligente conserva esa inocencia infantil que hace que su arte sea más hermoso.

El Héroe Nacioal de Cuba, José Martí dijo que los niños son la esperanza del mundo y no se equivocó, porque un niño es un rayito de luz cuando todo se vuelve oscuro. Es la ilusión de un futuro mejor y su sonrisa es un soplo de fe y alegría, que te hace levantarte después de golpe de la vida. Así es Marcell y así son todos los niños cubanos.



Artículos relacionados

Renael González: soy el hombre, vengo de todos y voy a todos

Yami Montoya

Hacer por el bien colectivo, la gran dicha de Onelia  

Esnilda Romero Maña

Liván y Mily, extraordinaria pareja

Yenima Díaz Velázquez

Enviar Comentario


ocho + = 10