Las Tunas

Un muchacho que Fidel le mató las lombrices

Agustín Góngora Rodríguez

Escuche las palabras de Agustín a Tiempo21:

{mp3remote}http://www.ivoox.com/escuche-palabras-agustin-a-tiempo21_md_1588703_1.mp3{/mp3remote}

maira castro lora

Maira Castro Lora
maira@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas.- “¿Te interesaría escribir sobre los años 50?”, con esa interrogante se me acercó Agustín Góngora Rodríguez, quien se cuenta entre los muchachos a los que Fidel (líder de la Revolución Cubana) les mató las lombrices; un argumento irrebatible cuando describe su apego a esta tierra.

Como custodio trabaja este hombre radicado en la provincia de Las Tunas, pero nacido en la zona serrana del Tercer Frente, municipio de Santiago de Cuba, cuya historia anterior al triunfo revolucionario la caracterizaron momentos de angustia y desesperanza, transformados después para mejor.

Agustín ya pasa del medio siglo de vida, marcado en la niñez por la vivencia de su propios hermanos y otros infantes “barrigones, mocosos y descalzos”, imágenes que el propone para esos videojuegos a los cuales destinan grandes sumas los planes de subversión ideados en los Estados Unidos contra Cuba.

Esa es tan solo una parte de la realidad, porque también podría mostrarse la del desalojo a los campesinos por la Guardia Rural, los bombardeos a la población civil obligada a protegerse en refugios subterráneos, y el largo período de jefes de familia fuera del hogar en empleos temporales, como en las cosechas de café o la zafra azucarera.

Anécdotas de ese tipo tiene por contar Agustín, de la década del cincuenta en el siglo pasado, cuyo cierre en 1959 cambió definitivamente la vida en las serranías, con la Campaña de Alfabetización, a la que siguieron la vacunación y otras tareas urgentes de la Salud Pública.

Nunca olvida la figura famélica de un hermano, que expulsaba a montones las lombrices cuando comenzaron a administrarle medicamentos a las familias, pues así sobrevivieron a la insalubridad, uno de los grandes males en el territorio cubano durante los gobiernos de turno.

Mientras lo escuchaba recordé anécdotas similares contadas por familiares míos, también en las serranías, de quienes tras recorrer kilómetros a caballo o a pie tan solo podían recurrir a un boticario al carecer de dinero para pagar la consulta de un médico, muchas veces con desenlace fatal al llegar los enfermos minados de parásitos.

Ante las incesantes campañas del enemigo imperial, desde su humilde origen Agustín me invitó a compartir su visión respecto al modo de contrarrestarlas, con los argumentos de cómo él y sus hermanos sobrevivieron a penurias al triunfar la Revolución Cubana, bajo la guía de su máximo líder Fidel Castro por quien siente una extraordinaria admiración.

Lea más:

http://www.granma.cubaweb.cu/2012/09/08/interna/artic08.html



 

 

Artículos relacionados

Reconocerán a trabajadores destacados en el aniversario 80 de la CTC

Edelmis Cruz Rodríguez

Conciencia Verde llega a Las Tunas

Yanely González Céspedes

Grandes inversiones en el central Majibacoa hasta 2030

Yeisnel Vázquez

Enviar Comentario


seis − = 5