Las Tunas, Cuba. Martes 22 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Gente > Manos tocadas por el cielo

Manos tocadas por el cielo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

darletis leyva

{besps}Amilkar{/besps}

Darletis Leyva González
darletislg@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas.- Amílkar Rodríguez es un hombre que difícilmente pasa desapercibido ante la cotidianidad, y la razón no está en su blanquísima piel, ni en su atípica y espesa barba, ni en su siempre fiel sombrero; está en ese intelectual que descubre de tan solo verlo, y mucho más al escucharlo conversar.

Hombre de profunda pasión por el teatro, por el mundo de las artes plásticas, pero, sobre todo, virtuoso de la artesanía. Desde pequeño -asegura- le resultaban más atractivos los juguetes de madera que él mismo se construía.

“Mi padre me regalaba los juguetes de fin de año y demás, y sí a mí me gustaban, pero más me gustaban los que yo hacía. Yo hacía carritos, revólveres…, yo hacía de todo y los apreciaba tanto; me parecían tan importantes, tan grandes”.

Este caballero tiene la sabiduría para la conversación amena, la paciencia para atender hasta los desconocidos y la sencillez de quien sabe mucho y aprende todos los días. Aunque la mayor parte de su vida la ha dedicado al mundo de la cultura y regaló a Las Tunas, su ciudad, sus mejores fuerzas, hace 16 años vive a plenitud una de sus fuertes pasiones: la artesanía.

“Yo hago artesanía utilitaria y decorativa, pero hago muchos juguetes. piezas representativas mías son los burritos; unos cargados de saquitos de café, otros de tercios de tabaco, de barrilitos de vino, que cuentan una historia cultural, una tradición que se remonta a la vida de toda la humanidad y a la de Cuba desde que llegaron esos animales, indispensables en las montañas.

“Cuando creo hago figuraciones, siempre respetando la fisonomía de los animales, y a veces me salen algunas abstracciones. Otras piezas representativas mías son las cachimbas”.

En la obra artesanal de Amílkar se perciben elementos recurrentes como su amor por lo auténtico, por lo natural, por los rasgos de la vida en el campo, por los símbolos de cubanía.

“Nací en un paraíso campesino; una sabanita que se elevaba y yo miraba desde esa elevación y no me detenía en las casas, sino en las nubes…; ese era un lugar ideal para mí y yo pensaba tanto allí y la inspiración estaba muy ligada a ese sitio”.

Pero hoy su constante creación se alimenta de la tranquilidad de su hogar, el amor de sus hijos, el cariño y apoyo de su esposa Florencia y de ese ángel que lo habita.

“Creo mi artesanía casi a diario para poder mantener la oferta en el bulevar de esta ciudad, pero hay piezas que son las que uno aprecia más y esa se crean poco a poco”.

¿Cuáles son los elementos que usted utiliza, sobre todo, los naturales, para la creación de sus piezas?

Por ejemplo, para trabajar la cachimba utilizo la llamada caoba de sabana, que es muy resistente a las altas temperaturas al fumar en ellas. También trabajo el bambú, que es una madera maravillosa, e incluso he hecho pequeñas cachimbitas, boquillas para fumar cigarro, estuches…; por ejemplo, el estuche que se entrega con la réplica de la pluma de El Cucalambé es hecho por mí.

Amílkar Rodríguez tiene una carrera artesanal construida y sus piezas gozan de reconocimiento nacional y atraen al público extranjero; pero mantiene apretados al pecho sueños como la posibilidad de llevar a escala de escultura monumental una de sus piezas preferidas y ubicarla en la llamada plaza de los recuerdos, en el reparto México de esta ciudad.

Este humano de desbordante talento artístico se ha convertido en un peculiar personaje que llena con su llamativo arte el nuevo centro de la capital de la provincia de Las Tunas. Amílkar combina muy bien su profesionalidad con ese niño interior que ama sus juguetes.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


4 × = doce