Lecturas

Tradicional entretenimiento: el dominó

ada cristina higuera turJuego de dominó.Ada Cristina Higuera Tur
adacrist@enet.cu

El dominó es un juego de mesa que goza de muy buena aceptación en casi todos los barrios de Cuba y que en Las Tunas tiene un buen número de seguidores.

Es así como en cualquier esquina resulta común encontrar la mesita improvisada, el grupo de personas alrededor y el inconfundible sonido de las fichas repiqueteando a menudo.

La mayoría de los aficionados a este juego de mesa se convierten a fuerza de costumbre en expertos, incluso, estilan su particular argot, fácilmente comprensible para los participantes que discuten, hablan en voz alta, gesticulan y hasta dejan escapar algunas “palabritas”…; pero al fin deviene parte del atractivo y de la idiosincrasia que caracteriza a los hijos de esta tierra.

En algunos países suele celebrarse en determinadas fechas El Día del Dominó, pero nada tiene en común con el pasatiempo cubano. Se trata de una exhibición de fichas que son situadas por jóvenes, formando desde dibujos planos hasta formas tridimensionales con el objetivo de superar el récord de piezas caídas, que va aumentando cada año.

¿Divertido? … quizás, aunque muy distante de la esparcimiento que aquí se admite como una tradición y figura junto a elementos tan identificativos como la palma real, la guayabera, el sombrero de yarey, el ron o el tabaco.

Llama la atención que en los últimos tiempos ya no solo se suman a este juego los hombres; sino también las mujeres, tan hábiles y fanáticas como ellos. Por eso, como firmes contrincantes aprenden las mañas, los guiños y forman muy buenos dúos, a veces tan compenetradas que resultan invencibles.

En semejante armonía, nadie se ofende ante “La pollona” o El zapatero” cual descrédito o desprestigio, pues siempre se acude a la rara pasión por recomenzar, con ganas de desquite, y ante tal propuesta parece que el desafío nunca tendrá fin.

Convencidos de que habrá dominó para rato, no será casual entonces hallar a los apasionados de este tradicional juego solicitando al vecino para hacer de inmediato la fiesta como oda al entretenimiento sano y exaltación de los genuinos valores culturales de este archipiélago.

 

Artículos relacionados

Camilo, ¿solo sonrisa y sombrero?

Adialim López Morales

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


ocho − 8 =