El aporte de Yaimara en la prevención de accidentes

Las Tunas.- Como ella hay otras en Cuba; muy pocas, para hablar con exactitud. Pero, la suboficial Yaimara Rosales Cudina tiene un gran mérito: es la única motorista de la Dirección de Tránsito de la provincia de Las Tunas.

En las calles y las carreteras del territorio luce orgullosa su uniforme azul, con el que contribuye a evitar accidentes mediante la advertencia oportuna a choferes, peatones y ciclistas que infringen la seguridad vial.

Dicen sus compañeros que es severa y muy exigente; sin embargo, su objetivo es educar más que sancionar. Por esas razones se ha ganado el respeto de todos, incluyendo a aquellos que ha tenido que penar por alguna violación.

Y, luego de ocho años en la labor, asegura que su elección la ha hecho muy feliz.

“Yo siempre tuve deseos y necesidad de ser motorista. Cada vez que yo veía una moto le decía a mi mamá que cuando fuera grande lo iba a ser. Y mira, lo soy. También soy la primera mujer de este territorio. La verdad es que quisiera que hubiera otras para que me acompañaran. Creo que es un gran sueño realizado porque se demuestra que las mujeres podemos hacer lo mismo que los hombres”.

Acompañada en ocasiones por otro agente y la mayor parte de las veces sola, Yaimara ha recorrido casi todos los rincones de esta provincia, en la que se siente muy útil por los servicios que presta a la Revolución y a Fidel y Raúl Castro, quienes construyeron la gran obra que tenemos.

“A muchas amigas, familiares y a otras féminas con las que he compartido les he dicho que esta es una carrera bonita, que el trabajo es aceptable y que si ellas se lo proponen lo pueden lograr al igual que yo. A mí jamás me han faltado el respeto por ser mujer. De todas formas, cuando detengo algún medio de transporte, hablo con los choferes con cariño y respeto. Eso lo hago siempre”.

Curiosa, le pregunté a esta joven si ha tenido impedimentos para cumplir con sus tareas por el simple hecho de ser mujer y desempeñar una responsabilidad que casi siempre tienen los hombres. Su respuesta no se hizo esperar.

“¿Impedimentos? Ninguno. Mis compañeros de trabajo son muy buenos y me ayudan bastante. Cuando he tenido algún fallo en el motor, con comunicárselos tengo. Enseguida alguien viene a ayudarme y te digo ayudarme porque no creas que me quedo mirando cruzada de brazos. También me pongo a mirar y a aportar porque mi meta es aprender cada día más”.

Para desempeñar con calidad la labor de motorista del tránsito también es indispensable la familia, en la que siempre ha encontrado un gran apoyo, tanto de la madre como de su esposo.

“A veces regreso tarde en la noche porque este trabajo no tiene horarios y cuando llego ya han cumplido con las tareas domésticas y eso me hace sentir apoyada y orgullosa de ellos porque también soy madre de dos niños que necesitan atenciones, cariños y cuidados. Mis pequeños me alegran mucho pues me dicen que quieren ser como yo, que yo estoy linda con el uniforme y les encanta mi silbato”.

Sus hijos son también un aliciente para cada mañana salir de casa a patrullar caminos, calles y carreteras y contribuir con su modesta labor a disminuir la accidentalidad.

“Lo más difícil es llegar a los lugares en los que ha ocurrido un accidente con severas lesiones o fallecimiento de personas. Mi responsabilidad es ayudar a esclarecer el hecho; pero, también he brindado consuelo a familiares. Recuerdo a una madre que estaba muy alterada y le dije que esa situación la superaría poco a poco y que la vida continuaba en otros seres humanos”.

Yaimara es una joven que se crece ante su familia y sus compañeros de labor para demostrar que la mujer cubana es parte esencial de la sociedad que construimos y también para prevenir y esclarecer los accidentes de la vía.

“Todo lo que hagamos en la prevención es poco. Aunque en Las Tunas disminuyen los hechos y los lesionados, se mantiene igual la cantidad de muertes. Y eso es suficiente para estar inconforme”.

 

Artículos relacionados

Inés y el banco: una unión para toda la vida

Leydiana Leyva Romero

José Carlos, comunicador a todas

Naily Barrientos Matos

Un innovador de estos tiempos

Yaimara Cruz García

Escribir Comentario