Las Tunas, Cuba. Miércoles 22 de Noviembre de 2017
Home > Las Tunas > Entre dos fuegos

Entre dos fuegos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

bomberos 1raul estrada zamoraRaúl Estrada Zamora
estrada@enet.cu

Las Tunas.- El Oficial de Guardia colgó el teléfono y de inmediato pulsó el botón de alarma. La señal cayó como un cubo de agua helada sobre el sueño del joven soldado Jorge Salgado Núñez y el de sus compañeros de dormitorio. Todos, aún a medio vestir, bajaron como bólidos por el tubo de la cercha que conduce desde la segunda planta hasta el estacionamiento de los carros cisterna.

No bien habían subido al compartimiento destinado a la dotación, y ya el vehículo partía como el mitológico Pegaso hacia la noche, precedido por el aullido de su sirena, que iba dejando en el aire un lúgubre presagio.

Poco después llegaron al lugar de los hechos y se encontraron cara a cara con la muerte.

bomberos 2–Fue uno de los hechos que más me impactó en mi vida de bombero -rememora Salgado-. Ocurrió en 1978, en la Carretera Central, a unos 12 kilómetros de aquí por la salida hacia La Habana, al impactarse una rastra y un camión cargado de combustible. Los dos vehículos se incendiaron y ambos choferes murieron; el de la rastra, ante nuestros propios ojos, pues había quedado atrapado entre los hierros y las llamas lo devoraron, sin que pudiéramos sacarlo a tiempo.

Han pasado 34 años de aquel fatídico suceso, y aún al recordarlo a Jorge Salgado Núñez se le apaga la mirada, y la echa al suelo, como si quisiera enterrar definitivamente la dolorosa imagen.

–Esa ha sido la impresión más desagradable que he sufrido, porque además fue mi primera amarga experiencia en esta profesión. Me recuperé finalmente, pero me costó muchísimo logarlo.

Después de 28 años de servicio activo en prevención y protección contra incendios, rescate y salvamento, Salgado ha seguido trasmitiendo sus conocimientos y habilidades a sus colegas más jóvenes y a la población civil, desde su cargo al frente de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Cuba, en la provincia de Las Tunas, cuya capital es esta ciudad de igual nombre, ubicada a 690 kilómetros al este de La Habana.

Por su parte, al mayor Héctor Corría Tamayo no se le olvidará jamás una misión, aparentemente sencilla, pero que marcó su mayoría de edad en esta riesgosa ocupación. Él cuenta esa historia de la siguiente manera:

–Recuerdo que había llovido abundantemente y nos ordenaron acudir a un caserío ubicado en el kilómetro 7 de la carretera que va desde esta capital a Jobabo, pues, según se decía, había una casa incendiada. Aunque dudábamos de la veracidad de la noticia, por las pésimas condiciones atmosféricas, partimos disciplinadamente hacia el objetivo.

“Llegamos y, para nuestro asombro, no solo era verdad, sino que el terreno se había convertido en un puro lodazal y no permitía el acceso de los medios técnicos. Tiramos cuatro o cinco tramos de mangueras y avanzamos atascándonos y cayéndonos en el fango a cada paso. Sin embargo actuamos con rapidez y energía, y a pesar de la inclemencia del tiempo y de todos los obstáculos, al fin alcanzamos el objetivo y logramos apagar la parte de la casa que aún ardía. Nos sacrificamos, pero cumplimos la misión”.  

Actualmente el mayor Héctor Corría Tamayo es el jefe en funciones del Cuerpo de Bomberos en esta oriental provincia, órgano que también se conoce por el nombre de Comando 105.

Si se le pregunta por su trayectoria laboral y militar, enseguida proclama, con orgullo, que la de bombero ha sido su única profesión, y la ha ejercido en esta misma unidad, pues aquí se inició como combatiente del Ministerio del Interior, hace ya 22 años.

Hasta los más jóvenes integrantes del Comando 105 tienen sus historias de riesgos, alegrías y tristezas, en ocasión del cumplimiento del deber; y Arley Gómez García, vecino del poblado de Vázquez, Puerto Padre, a punto ya de cumplir el Servicio Militar Activo, no es la excepción.

–En una ocasión fuimos a prestar auxilio a las víctimas de un accidente del tránsito en las afueras de la ciudad, en un punto próximo a El Cornito (casa donde vivió el gran poeta tunero El Cucalambé), y pasamos muchísimo trabajo, porque el chofer, que había quedado atrapado dentro del auto, estaba extremadamente nervioso, no colaboraba y puso a prueba nuestra tenacidad y destreza. Al fin lo rescatamos, sin mayores consecuencias.

Acudimos bien temprano a la Jefatura del Comando 105 porque, como cada 13 de noviembre, se celebra el Día del Bombero Cubano. La fecha fue instituida en honor a quienes en fecha como hoy, de 1696, fundaron el primer Cuerpo de Bomberos de Cuba, en la central ciudad de Santa Clara, urbe donde se encuentra el mausoleo que guarda los restos del Comandante Ernesto Che Guevara y sus compañeros caídos en la gesta libertaria de Bolivia.

Decidimos conversar con Jorge Salgado, el mayor Corría Tamayo y el soldado Arley Gómez, porque cada uno de ellos representa una generación distinta de esos miles de combatientes que a diario lo arriesgan todo para preservar la vida y la felicidad de sus compatriotas.

Les proponemos hablar acerca de las cualidades más importantes que, según sus criterios, debe reunir un bombero, convencidos de que en primer lugar mencionarían la valentía, pero ninguno la pone en primer plano.

–No hay nada como la buena preparación y la disciplina –asegura el mayor Corría con voz que denota absoluta convicción-. No podemos negar que en ocasiones uno incluso ha llegado a sentir miedo, y eso es humano, pero se supera. Depende de los conocimientos y destrezas que se tengan; vale mucho saber a qué vas a enfrentarte y cómo debes actuar en cada momento.

“Desde aquí nosotros estudiamos las características de todo el territorio, las viviendas, los centros económicos, los hospitales, las escuelas, los caminos y carreteras, hacemos visitas preoperativas para conocer cómo acceder a los objetivos, dónde se desconecta la electricidad, qué elementos son más vulnerables frente al fuego, en fin, tenemos una preparación previa.

“Un día ocurre un incendio en cualquier sitio, y antes de salir de la unidad ya uno tiene una idea acerca de qué encontrará en el teatro de operaciones y cuál debe ser la conducta a seguir. Y esto ayuda mucho porque las acciones se desarrollan con mayor rapidez, evitamos cuantiosos daños económicos y materiales, y a veces hasta la pérdida de vidas humanas.

“Porque el bombero tiene tres misiones fundamentales –afirma, categórico-: preservar su vida, preservar su vida y preservar su vida, pues es la única forma en que podrá salvar a otros. Quien olvide esa filosofía, no solo correrá un mortal peligro, sino también pondrá en juego el éxito de la misión. En ocasiones la situación es tan embarazosa, que llegas a sentirte entre dos fuegos, pero no puedes quemarte, ni metafórica ni realmente”.

Según el Jefe del Comando 105, además del trabajo preventivo con las familias y los colectivos laborales, y el combate a las llamas, los combatientes de esa dependencia del Ministerio del Interior cumplen otras importantísimas tareas.

–Nuestros combatientes también realizan acciones de rescate y salvamento. Por ejemplo, cuando la llamada Tormenta del Siglo (1993), el río Hórmigo se salió de su cauce unos cuantos metros e inundó gran parte de la ciudad. Allí estábamos nosotros, a bordo de una lancha, auxiliando a las personas que habían quedado en medio de las aguas y poniendo a buen recaudo sus bienes.

“Cuando alguien queda atrapado en un edificio, en un pozo u otro lugar, o, digamos, corre el riesgo de ser electrocutado, puede confiar con nuestra ayuda, lo antes posible”.

Jorge Salgado comparte plenamente los criterios del mayor Corría Tamayo acerca del extraordinario valor que tienen la preparación y la disciplina en esta riesgosa profesión. Lo aprendió desde el primer momento y en la punta de vanguardia.

-Mi misión más importante fue la de bombero de línea, puesto en el cual se intensifican más la capacitación y la exigencia, porque quien se desempeña en esa posición es el primero en enfrentarse a las misiones planteadas –afirma, y precisa-: máxime en los tiempos en que yo ingresé al Comando; entonces no había técnicos ni unidades de rescate y salvamento, y nos veíamos en la necesidad de cumplir todo tipo de misiones, junto a la labor preventiva y la extinción de incendios.

Acerca de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Cuba, su Presidente en Las Tunas explica que está estructurada en nueve filiales, una por cada municipio y la que funciona a nivel provincial. Todas cuentan con organizaciones de base en centros de trabajo y en las comunidades. En total agrupan a 555 asociados y 3000 activistas. Su razón de ser es la labor de prevención entre la ciudadanía con vistas a eliminar los causas y condiciones que propician cualquier tipo de accidente.

 Para Arley Gómez García el Cuerpo de Bomberos ha sido como una fragua –según dice- que ha forjado su carácter y lo ha mejorado humanamente.

–Durante mi estancia en este Comando he participado en riesgosas tareas y he debido poner mucho de mí para cumplir las misiones asignadas, porque es un trabajo muy sacrificado –admite el joven, a tres meses de cumplir el Servicio Militar Activo-; pero he adquirido una gran experiencia, estoy muy orgulloso del valioso servicio que le prestan los bomberos a la sociedad y siento que he mejorado como persona en todos los aspectos de la vida.

Concluido el diálogo, el Oficial de Guardia toca la campana llamando a formar. La señal cae como una bendición en el ánimo de los combatientes, quienes en un santiamén se organizan y comienzan a subir al ómnibus que los conducirá hasta el centro recreativo donde festejarán el Día del Bombero Cubano. No hay por qué preocuparse: en el Comando queda una guardia operativa: la retaguardia está segura.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 6 = dos