Las Tunas, Cuba. Viernes 20 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Historia > Manuel Aquiles Espinosa Salgado, un revolucionario a toda prueba

Manuel Aquiles Espinosa Salgado, un revolucionario a toda prueba

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

maura pena machadomanuel aquiles espinosa salgadoMaura Peña Machado
taura@rvictoia.irt.cu

La historia de Las Tunas se ha escrito a través de los tiempos con los hechos y los protagonistas, hombres a toda prueba de valentía, que  han marcado su huella hasta llegar a nuestros días como faro y guía de un tiempo al que nunca volveremos. Hijos ilustres de esta tierra oriental ofrecieron sus vidas por librarla del yugo que la oprimía. Manuel Aquiles Espinosa Salgado es uno de ellos, a quien recordamos este 7 noviembre en un nuevo aniversario de su nacimiento en Sabanilla, barrio rural de las Arenas, en Las Tunas en 1920.

Benito y Beatriz, padres de Aquiles, criaron a sus seis hijos bajo los principios de la honestidad, el respeto y el amor a su patria. Desde muy joven se vio en este muchacho un espíritu indoblegable; por su carácter se ganó la simpatía de todos los que lo conocieron y compartieron sus ideales, sus aspiraciones y sueños.

Identificado con los movimientos revolucionarios que se sucedían en todo el país, Manuel al conocer del golpe perpetrado por el dictador Fulgencio Batista el 10 de marzo se opone y reafirma su decisión de incorporarse de inmediato a la lucha.

La figura de Aquiles fue identificada rápidamente por los batistianos y desafectos; es por ello que el sanguinario Cowley al ordenar su asesinato expresó: “Aquiles Espinosa es comunista, muy activo y peligroso, es un sujeto que sabe, tiene mucha ascendencia en el barrio Las Arenas donde reside. Además es temerario”

Manuel Aquiles Espinosa era de filiación auténtica, pero contrario al régimen tiránico de Batista. Por esa razón la noche del 25 de diciembre de 1956 hombres pertenecientes al Servicio de Inteligencia Militar de la policía de Batista llegan a su casa y le dicen que su amigo Octavio Couzo lo mandaba a buscar para cumplir una misión.

Una vez fuera de su hogar Aquiles fue conducido por los sicarios a una de sus madrigueras donde es cobardemente torturado, mutilado y se le encontraron 51 punzonasos, fue muerto a puro golpe, pero no le pudieron arrancar ni una sola palabra. Al siguiente día el cuerpo del joven revolucionario apareció colgado de un árbol, en Sarandico, a unos 20 kilómetros de la ciudad de Las Tunas.

Aquiles como casi todos le llamaban, fue un verdadero líder de la clandestinidad. Un revolucionario de corazón, que prefirió ofrecer su vida a cambio de mantener en secreto los planes a seguir por los Rebeldes de la zona.

Su ejemplo perdura en el tiempo; hoy a 92 años de su nacimiento le reconocemos en el trabajo que realizan los profesionales de la salud que laboran en la policlínica que lleva su nombre en nuestra ciudad de Las Tunas, o en los estudiantes del Centro Escolar que honra su memoria, en los hombres y mujeres que día a día siguen adelante en esta Revolución victoriosa, pues la muerte de este mártir tunero no detuvo la marcha de los que como él tomaron como único destino construir una Patria Libre.



Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


ocho − 7 =