Las Tunas, Cuba. Sábado 21 de Julio de 2018
Home > Opinión > Turismo cubano crece pese a bloqueo de Estados Unidos

Turismo cubano crece pese a bloqueo de Estados Unidos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Roberto F. Campos
Periodista de la redacción de Prensa Latina

La Habana.- El turismo constituye uno de los principales eslabones para el desarrollo económico de Cuba, con crecimientos anuales significativos pese a las barreras impuestas por el bloqueo que aplica Estados Unidos desde hace más de medio siglo.

En un escenario marcado por las trabas que caracterizan el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos, hoy la industria turística local toma vuelo, a juzgar por datos oficiales y la expectativa de cerrar 2012 con la atención a casi tres millones de visitantes, una cifra récord.

Datos del gobierno cubano señalan que tales limitaciones afectaron sobremanera la actividad recreativa, sobre todo en el período desde marzo del 2011 hasta idéntico mes de este año.

Las cifras se recrudecen con impactos en importantes esferas como los servicios, las operaciones y el aseguramiento logístico, según el informe de Cuba sobre la Resolución de la Asamblea General de la ONU “Necesidad de poner fin al bloqueo, económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba“.

Dicha afectación llega a un estimado superior a los dos mil millones de dólares, refiere el texto.

En ese panorama, las agencias turísticas Cubatur y Viajes Cubanacán buscan captar la escala de cruceros que navegan por el Caribe, pero tienen fuertes barreras para lograrlo.

La Casa Blanca prohíbe el viaje de ciudadanos estadounidenses a Cuba, salvo licencias en determinados casos y sujetas a requisitos, e impide por 180 días el ingreso a puertos del país norteño a buques que antes tocaron instalaciones de la isla.

Ese entorno constituye escenario de travesía para 140 cruceros, y los grupos navieros estadounidenses, con dominio en dicho mercado, muestran su interés en enviar a sus motonaves a esta isla, pero la hostilidad de su gobierno lo impide.

Cálculos de las autoridades cubanas en esa modalidad turística estiman en siete millones los estadounidenses impedidos en su posibilidad de tocar tierras cubanas mediante esas navegaciones. Con una libre circulación llegarían por esa vía un millón de visitantes.

Otro de los puntos del informe que llama la atención, indica que el 7 de marzo de este año, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro envió una carta a la compañía norteña Havana Ferry Partners, para rechazar su solicitud de operar una ruta de ferry entre la Florida y La Habana.

Por su parte, el Grupo de Turismo Gaviota calculó que de no existir las restricciones para los viajes de turistas estadounidenses, sus ingresos hubiesen rondado los 260 millones de dólares; estimado a partir de un promedio de ocupación del 83 por ciento en sus hoteles.

El impacto del bloqueo incide también en la aeronáutica civil de esta nación, sector muy vinculado al turismo, cuando desde mayo de 2011 hasta abril de este año la cuantía de las pérdidas por esa causa abarcaron 269 millones 125 mil 427 dólares.

Dichas cifras están relacionadas con la imposibilidad de comprar combustible, insumos y suministros en general en ese cercano mercado, y por tanto las autoridades aeronáuticas deben adquirir esos productos en terceros, a distancias mayores y con costos de fletes más elevados.

Solo en el caso del combustible las pérdidas acumulan los cinco millones de dólares, por tener que desviar las adquisiciones hacia el Mediterráneo.

En esa misma especialidad, aparece el tema de los permisos, que pese a la concesión de licencias para el transporte aéreo estadounidense y el cruce de sus aviones por varios puntos de esta Isla, Estados Unidos impide las autorizaciones a los aparatos cubanos, con su correspondiente mayor gasto de combustible.

En el sector del transporte en general, las pérdidas alcanzan los 182 millones 187 mil 853 dólares.

Para la marinería ocurre otro tanto, pues la empresa de Navegación Caribe (Navecaribe), con 90 embarcaciones en distintos puertos de este país, tiene afectaciones al carecer de una garantía para accesorios y recursos mínimos indispensables para los mantenimientos.

Esas carencias impactan sobre todo a las necesidades de repuesto, agregados y otros materiales, y en cierta manera también tienen vínculo con la actividad turística del país.

Un ejemplo de la guerra comercial desatada por Washington, lo aportó el 19 de junio del año anterior el comité organizador del Coloquio Internacional Ernest Hemingway, que informó que el Departamento del Tesoro rechazó las licencias para viajar a Cuba a 14 estudiosos de ese país.

Entre los casos más sonados, y con vínculo directo con la industria turística cubana, está la situación generada por la intención de la compañía Bacardí de apropiarse de la marca de ron cubano Havana Club, en cuanto a su registro en los Estados Unidos.

Ese deseo implicó fallos favorables en el 2011 por parte de los jueces amparados en las legislaciones de la barrera comercial contra Cuba. Tal proceso, casi interminable, llega a dicha decisión debido a las maniobras de sectores anticubanos de la ciudad de Miami, refleja el informe.

Desde 1995 la empresa Cubaexport de conjunto con la compañía francesa Pernod Ricard, defienden la marca del espirituoso cubano, que todo consumidor entendido reconoce solo a partir de la producción en esta Isla y no en otra parte del mundo, y es prácticamente emblema del turismo.

OTROS REPORTES ACUSAN

Otros reportes señalan que de no existir el entramado de medidas que conforman el bloqueo estadounidense contra Cuba, el Grupo Empresarial de Marinas y Náuticas Marlin lograría ganancias por 10 millones de dólares, al tener 650 atraques que pueden dar atención al 75 por ciento de unas 179 mil embarcaciones-día en un año.

La directora de la Empresa Importadora del Transporte, Ana María Piñón, citada por la pagina Web Cubatravel del Ministerio de Turismo (Mintur), también aborda el tema.

Según la experta, la prohibición por 180 días de entrar en instalaciones norteamericanas para embarcaciones que toquen puertos cubanos priva a la isla de recibir ingresos por concepto de pago de impuestos de tripulantes, pasajeros y gastos operacionales de las propias navieras.

De esta manera se demuestra el carácter extraterritorial del bloqueo, insistió, como obstáculo para contratos de fuerza de trabajo calificada a tripulantes cubanos en cruceros, yates y buques mercantes.

Describió como las principales líneas de cruceros en el mundo, a Carnival, Royal Caribbean, Star Cruises, NCL, MSC y Costa, operan con capital estadounidense y están impedidas de tratos con Cuba.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, una editora, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ dos = 5