Lecturas

Tradición que recuerda a los difuntos

ada cristina higuera turAda Cristina Higuera Tur
adacrist@enet.cu

Las tradiciones tienen muchos encantos y curiosidades. Son, en definitiva, costumbres que se transmiten de generación en generación y adquieren un fuerte arraigo popular.

Aunque no es una práctica muy difundida, en Cuba, se celebra cada 2 de noviembre el Día de los Fieles Difuntos, cuyo objetivo es recordar a quienes desaparecieron físicamente.

Fue en el año 998 cuando, en el sur de Francia, un monje benedictino instauró la oración por los difuntos en los monasterios. De allí se extendió a otras congregaciones hasta ser aceptado este día para la conmemoración en varias regiones del planeta.

La costumbre de asistir al cementerio a rezar encierra un profundo sentimiento de religiosidad. Es así como en diversos países se decoran los sepulcros, se conforman altares con flores y se prepara la comida favorita del fallecido; además de exhibir fotografías y otras pertenencias.

Ciertas creencias suponen que en la noche los muertos regresan a sus casas y comparten los alimentos con los vivientes, una manera diferente de asumir los matices de un suceso cultural que deviene homenaje.

Antiguamente en los cementerios de todo el archipiélago cubano se encendían velas, se adornaban las tumbas y se rezaba. La ceremonia consistía en visitar el camposanto al caer la noche para manifestar gratitud y respeto a los seres queridos.

Todavía en la actualidad algunos, sobre todo los mayores del hogar, visitan los lugares donde descansan los restos de personas conocidas, gesto que para los más jóvenes puede resultar extraño y hasta desconocido.

De cualquier modo, dedicar un día a los fieles difuntos trasciende lo tradicional para convertirse en un merecido reconocimiento a familiares y amigos. Hecho que no se concibe con la misma alegría con que festejamos un Día de las Madres o de los Padres; pero sí lleva implícito la eterna evocación hacia la gente buena que, de una manera u otra, dejó huellas durante su paso por la vida.



Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


ocho − 3 =