Las Tunas, Cuba. Martes 22 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Historia > Vigencia de un documento: La historia me absolverá

Vigencia de un documento: La historia me absolverá

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

maura pena machadola-historia-me-absolveraMaura Peña Machado
taura@rvictoria.icrt.cu

El 16 de octubre de 1953 es una de las grandes fechas de la historia revolucionaria de nuestro pueblo. Ese día, Fidel Castro, ante un tribunal instalado, en una pequeña salita de la Escuela de Enfermeras del Hospital Civil, en Santiago de Cuba, hizo su alegato de autodefensa La Historia me absolverá que, desde entonces, pasó a ser el programa político del nuevo movimiento revolucionario, continuador de las ideas de Céspedes, Agramonte, Maceo, Martí, Villena y Mella.

De acusado el joven revolucionario de 26 años, pasó a ser acusador irrebatible de los enemigos de Cuba y del pueblo, y denunciador de los males y lacras que agobiaban a la Patria. No se limitó a denunciar las violaciones, la corrupción y las traiciones de la dictadura de Batista; a hacer en términos conmovedores, el balance de la grave crisis nacional que desde la escandalosa Enmienda Platt pesaba sobre todos los sectores de la vida nacional, sino que al mismo tiempo fijó con admirable precisión las líneas esenciales del programa de toda una etapa de la Revolución.

En su histórica auto-defensa, Fidel Castro reflejó en su verdadera luz el ataque al Cuartel Moncada. El 26 de julio de 1953 aparece como la primera oleada heroica de una revolución llamada a abrir una nueva época de liberación en la vida de toda América latina. Y retoma la figura de Martí como autor intelectual de la acción cuando señala que: “Parecía que el Apóstol iba a morir en el año de su centenario”.

“La Historia me Absolverá” demuestra brillantemente que los valientes atacantes del Moncada, con Fidel a la cabeza, se proponían con la toma de una fortaleza situada en el extremo oriental de la Isla, crear una base revolucionaria con vistas a la movilización contra la tiranía pro-imperialista, de todas las capas populares y patrióticas de la nación.

Tal es la enseñanza política fundamental que se deriva de esta extraordinaria defensa, donde el acusado se pone la toga en función de abogado Pero La Historia me Absolverá tiene igualmente un gran contenido moral. Fidel, lanza a la cara de aquellos verdugos su confianza apasionada en la fuerza creadora de la nación cubana. Exalta al derecho sagrado de los hombres a recurrir a la insurrección para romper las cadenas de la injusticia.

“(…) termino mi defensa-expresó Fidel-, pero no como hacen siempre los letrados, pidiendo la libertad del defendido; no puedo pedirla cuando mis compañeros están sufriendo ya en la Isla de Pinos ignominiosa prisión. Enviadme junto a ellos a compartir su suerte (…) sé que la cárcel será dura como no lo ha sido nunca para nadie, preñada de amenazas, de ruin y cobarde ensañamiento, pero no le temo, como no temo la furia del tirano miserable que arrancó la vida a sesenta hermanos míos. Condenadme, no importa, La Historia me Absolverá”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ seis = 13