• Portada
  • Opinión
  • ¿Qué esconde Estados Unidos detrás del ataque al consulado en Libia?
Opinión

¿Qué esconde Estados Unidos detrás del ataque al consulado en Libia?

libia libia consuladoYolaidy Martínez Ruíz*

La Habana.- Vale la pena preguntarse por qué
Estados Unidos sigue sin despejar las incertidumbres y contradicciones sobre el ataque contra un consulado en Libia, en el que murieron el embajador Christopher Stevens y otros tres funcionarios.

Disímiles versiones oficiales de los hechos han salido a la luz desde que esa legación diplomática, ubicada en la localidad de Bengasi, fue blanco del mortal atentado el pasado 11 de septiembre.

En un inicio, Washington vinculó el incidente con airados disturbios desatados en países de Medio Oriente contra la difusión de fragmentos de la película La Inocencia de los Musulmanes, considerada blasfema porque ridiculiza al Islam y a su profeta Mahoma.

Un desfile de comunicados y declaraciones del presidente Barack Obama; la secretaria de Estado, Hillary Clinton; el portavoz de la Casa Blanca, Jay Caney, y hasta de la embajadora norteamericana ante la ONU, Susan Rice, defendió esa tesis y condenó el filme, rodado en Estados Unidos.

En todos los casos, la administración demócrata trató de distanciarse de la producción del largometraje y de la intolerancia religiosa, al negar cualquier implicación con los autores del material.

Pero al unísono la prensa estadounidense hizo público varios cables
del embajador Stevens enviados a la Oficina Oval alertando de las supuestas amenazas en Bengasi y del aumento del extremismo islámico en Libia.

Según los medios de comunicación, las medidas de seguridad en la sede
diplomática no se correspondían con los parámetros habituales y el edificio carecía de la custodia de una unidad del Cuerpo de Infantería de Marina, como está establecido.

La secretaria de Estado desmintió todos los reportes, basados en un diario del embajador, descubierto en el lugar de los hechos por periodistas de la CNN cuatro días después de los acontecimientos.

Su despacho, incluso, acusó a la cadena televisiva de violar un acuerdo para guardar la información sobre la existencia del texto hasta que la esposa e hijos de Stevens lo autorizaran.

Pocos días después y en medio de fuertes críticas por subestimar el riesgo de protección en Bengasi, Clinton súbitamente admitió esas informaciones y atribuyó el hecho a militantes de la red Al Qaeda en el Maghreb Islámico (AQMI), vista como la principal amenaza terrorista en el norte de África.

También se supo de un proyecto federal para desplegar más aviones sin piloto en dicha zona y el entrenamiento de militares bajo el argumento de ayudar a los países norafricanos a combatir el terrorismo y exterminar las filiales de Al Qaeda.

El Partido Republicano aprovechó esas primeras contradicciones para cuestionar con mayor fuerza la política exterior de Obama, considerada la mayor fortaleza de su gestión, y acusar a su Gobierno de engañar a los ciudadanos.

Un grupo de 10 senadores conservadores exigieron al Departamento de Estado investigar a fondo los sucesos en Libia para determinar si en realidad fueron planeados por miembros de AQMI.

También citaron a funcionarios de esa entidad a rendir cuentas ante el Congreso por la falta de mayores medidas de seguridad en el consulado en Libia, pese a los continuos reclamos del personal norteamericano desplegado allí por un supuesto incremento de riesgos.

Un día antes de esa comparecencia en el pleno parlamentario, dos miembros de la secretaría de exteriores deslindaron el ataque en Bengasi de las protestas contra el filme antimusulmán.

Los oficiales aseguraron a periodistas -a condición de anonimato- que en las inmediaciones del consulado no había nada inusual y todo estaba en calma cuando ocurrieron los hechos el 11 de septiembre.

“No hubo un atentado como ese en Libia, en Trípoli, Bengasi o en otro lugar durante el tiempo que estuvimos allí. No tiene precedentes”, declaró uno de los funcionarios durante una conferencia de prensa telefónica.

Precisaron que el ataque sucedió cuando Stevens terminó su jornada de trabajo y fue perpetrado por varios hombres con armas de guerra que invadieron el recinto y quemaron los edificios.

El embajador buscó un escondite, pero luego lo abandonó ante la imposibilidad de respirar, relataron los funcionarios al negar que Washington tampoco disponía de información tangible sobre un atentado planificado e inminente.

Además de esas revelaciones, las incoherencias que rodean el caso se
acentuaron cuando otros empleados del Departamento de Estado aseguraron al Congreso que esa agencia negó una solicitud para enviar más agentes a
proteger las instalaciones diplomáticas en Libia.

Por si fuera poco, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, comentó que el Gobierno desconocía esa petición.

“No nos dijeron que querían más seguridad. No sabíamos que querían más seguridad”, dijo durante el reciente duelo televisivo frente el aspirante republicano a la vicepresidencia, Paul Ryan.

Aunque posteriormente el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, trató de minimizar el comentario de Biden y aclarar que las solicitudes de seguridad diplomática son competencia exclusiva del Departamento de Estado, no pudo aplacar el debate político encendido en torno al caso de Bengasi.

La oposición republicana echó más leña al fuego al revelar que el consulado guardaba una base secreta de la Agencia Central de Inteligencia con al menos siete agentes de los servicios de espionaje.

Las repercusiones negativas para la campaña por la reelección de Obama en noviembre ya son perceptibles y ahora su adversario presidencial, Mitt Romney, arremete con un emplazamiento al Gobierno a responder las nuevas interrogantes acerca de la tragedia.

“Necesitamos comprender exactamente qué sucedió en vez de tener a gente restando importancia a esto. Cuando el vicepresidente de Estados Unidos contradice el testimonio jurado de funcionarios del Departamento de Estado, los ciudadanos estadounidenses tienen derecho a saber qué está ocurriendo. Y nosotros lo vamos a averiguar”, dijo durante un acto proselitista.

Mientras, la Casa Blanca justifica los cambios de hipótesis como el resultado natural del desarrollo de las investigaciones lanzadas a raíz del atentado en Bengasi.

“Al día de hoy no tenemos una imagen completa, no tenemos todas las respuestas. Nadie en este gobierno ha dicho nunca lo contrario”, comentó
Clinton a periodistas, al puntualizar que agencias norteamericanas de inteligencia trabajan en Libia y en otras naciones de Medio Oriente para esclarecer los incidentes.

También asumió toda la responsabilidad por el suceso y deslindó del asunto a Obama y a Biden, sometidos a férreas censuras de la oposición republicana.

“El presidente y el vicepresidente no estaban al tanto de la situación o las decisiones específicas formuladas por profesionales en seguridad”, dijo la Secretaria en entrevista con la CNN.

Muchas incógnitas sobre cómo y por qué atacaron el consulado en Libia todavía siguen en el aire y nadie sabe si Estados Unidos logre algún día despejarlas o, en caso contrario, recurra a inventar alguna distracción para que el público olvide el desenlace fatal del primer diplomático de ese país muerto en ejercicio de sus funciones desde 1979.

*Periodista de la Redacción Norte de Prensa Latina.

Artículos relacionados

Que la formalidad no destruya las buenas ideas

Adialim López Morales

Fin del bloqueo a Cuba, un reclamo de la comunidad internacional

Redacción Tiempo21

Pensar en Camilo todos los días

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


7 + = dieciséis