Las Tunas, Cuba. Domingo 22 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > El orgullo de un hijo legítimo

El orgullo de un hijo legítimo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

darletis leyvaArnoldo Leyva Pérez, histpriador de Vázquez.Darletis Leyva González
darletislg@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas.- Los hijos, en su mayoría, sienten un amor prácticamente indescriptible hacia sus progenitores y es que el apego a la raíz es tan fuerte que teje dentro del hombre lazos casi imposibles de desatar.

Arnoldo Leyva Pérez experimenta hoy ese palpitante sentimiento hacia su lugar de origen; lo describen sus palabras cuando habla del profundo amor que lo ata a su pueblo de gente humilde; porque el poblado de Vázquez, ubicado en el norteño municipio de Puerto Padre, en Las Tunas, es la cuna donde este hombre de rostro algo cansado ya, voz serena y dado al diálogo, construyó su vida.

“Yo tengo 74 años de edad y los he vivido todos en mi pueblo; los he vivido aquí en este pueblo al que quiero tanto…”, me dice Arnoldo, enfático y con la ternura de sentirse satisfecho de una existencia plena. Porque domina los momentos memorables de su pueblo no duda en contarlos a las nuevas generaciones y a todo visitante que se interesa por la suculenta historia de su tierra; por eso, no pocos lo reconocen como el historiador popular de Vázquez.

El parque de Vázquez.“Cuando hablamos del poblado de Vázquez tenemos que remontarnos, principalmente, a la República mediatizada. En 1906, aproximadamente, el territorio se comenzó a poblar con campesinos que producían en sus fincas distintos alimentos; criaban animales de corral, ganadería y entonces entre esos señores se asentó aquí José Vázquez de la Rosa, y en el área del parque de Vázquez él puso una finca y ubicó una portada que decía: `Finca del Señor Vázquez de la Rosa`; y de ahí viene el nombre de Vázquez”.

¿A partir de ese momento se comienza a desarrollar el poblado?

“Sí, ya de 1910 a 1915 Vázquez se empezó a formar; se hicieron algunas casas y los colonos fomentaron otras colonias cañeras y como en el año 1913 llegó el ferrocarril, el ferrocarril de la Sugar Mills Company del Central Chaparra y Delicias.

“Al llegar el ferrocarril tomó cierto auge el poblado; entonces la compañía norteamericana fabricó en la que es hoy la calle 6, 14 viviendas para obreros y por la carretera que va hasta Puerto Padre 16 casas. Ya de esas casas queda una sola y yo no quiero que se pierda porque es parte de la cultura de Vázquez”.

¿Vázquez siempre tuvo el protagonismo frente a sus demás poblados vecinos?

“No, antes de que surgiera Vázquez surgió el poblado de Yarey. En Yarey en 1906 se hizo una agencia postal, pero en 1920 cuando llega el desarrollo de Vázquez por la industria azucarera el correo pasó de Yarey a Vázquez. Ya un tren de pasajeros comenzó a recorrer desde Velasco hasta Sabanazo y viceversa, y así Vázquez cobra mayor auge.

“En aquellos tiempos la alcaldía estaba en Yarey, pero con el auge ya en el 1919 se traslada a Vázquez. Cuando se hace la alcaldía de barrio el primer alcalde se nombrada Don Pedro Fernández González, cuya función era llevar un libro para darle entrada a los nacimientos y certificado de defunción a los occisos; también los alcaldes daban paso a ganados por esta zona, pues en aquellos tiempos no había automóviles aquí.

“Arnoldo recuerda, con un brillo especial en sus ojos, que en Vázquez hubo siempre movimientos revolucionarios. En 1931 ya el poblado estaba conformado; tenía en aquel momento más de mil habitantes, incluso pobladitos aledaños como La Aguada de Vázquez; imperaba el régimen del tirano Gerardo Machado y hubo un alzamiento de revolucionarios vazquences como Los Álvarez, Los Leyva, Los Velázquez, quienes se alzaron contra Machado.

Vázquez siempre fue un pobladito, que aparte de tener en aquellos tiempos un analfabetismo muy notable, tuvo personalidades de la cultura”.

Arnoldo, el principal atractivo de Vázquez es todavía el parque, ¿qué puede contarnos de la historia de ese sitio?

“El parque se hizo por la iniciativa de un joven que salió concejal de la Alcaldía de Puerto Padre en el año 1934 y se llamaba Antonio Pimentel Herrera. Él destinó presupuesto de la alcaldía para hacer el parque; entonces en el 1937 se comenzó a construir la obra y se inauguró en 1939”.

¿Qué otros acontecimientos son insoslayables en la historia de Vázquez?

“Por ejemplo, la llegada del cine a Vázquez. El primer cine que llegó era mudo y lo trajeron dos hermanos de Texas, territorio mexicano perteneciente hoy a los Estados Unidos, que se llamaban Esteban y Federico de Marco. Esa fue la primera expresión de la cinematografía que llega a Vázquez. En 1939 a 1940 llega el cine hablado aquí. Las primeras películas rodadas con este cine hablado fueron Silencio Sublime y Tiros en Opa Locka“.

Vázquez fue floreciendo, pero no lo hace al máximo hasta el triunfo de la Revolución cubana. Se eliminó el analfabetismo; llegó la luz eléctrica, el acueducto; llegaron fuentes de trabajo. En Vázquez existe un conglomerado de la cultura que es patrimonio de la Revolución y hoy este poblado es un consejo popular, el 09 y tiene unas 15 delegaciones.

Este pueblo abraza a sus visitantes con la fuerza de su gente trabajadora, honesta y sencilla. El poblado mantiene aún como principales escenarios de su efervescencia cotidiana el legendario parque, la terminal, los caratas, la oficina de correos… y sin muchos artificios conserva el cautivador ambiente de sitio apacible y auténtico.    

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


4 − = dos