Historia

Un Comandante recorre la América

cheelena lisbet diego parraElena Diego Parra
elena@rvictoria.icrt.cu

El 9 de octubre de 1967, una noticia recorría el mundo entero. Para tristeza de millones de personas que veían en él una esperanza y para tranquilidad de otros que lo consideraban una amenaza para sus pretensiones, la figura más extraordinaria que había dado la revolución en Latinoamérica, el Comandante Ernesto Guevara, había muerto.

Ya han transcurrido 45 años y desde entonces se han escrito decenas de nuevas biografías, memorias y poemas,… y se han reeditado una y otra vez, intentando desentrañar su pensamiento. Su imagen ha sido colocada en afiches, pullovers y banderas, como el retrato de un quijote soñador que un día recorrió el continente.

No han faltado en este tiempo quienes pretendieron empañar su figura, temerosos de un ideal que crece cada vez más entre los pueblos. No han faltado quienes lo acusan de ser un utópico soñador cuya precoz muerte, le evitó conocer el fracaso de sus proyectos.

Ejemplo de conducta, de humanidad, de sacrificio y de renunciamiento. La profunda convicción en la causa que abrazó y el conocer la realidad de los pueblos sometidos le dio la fuerza, el valor y el coraje que nunca le faltaron.

Pero el Che es más que una imagen, es más que un ideal, más que una utopía, el Che, fue y es un hombre, y su muerte aún nos desgarra, porque como dijera alguien…“era uno de los nuestros, quizás el mejor”.

Pero hoy está otra vez de pie, traspasando palabras torcidas y juicios inútiles, recorriendo nuevamente la América, demostrando que ninguno de sus pueblos es débil, porque como forman parte de una familia de millones de hermanos que padecen las mismas miserias.

Guevara nunca se ha ido, está entre nosotros alumbrándonos con la estrella que ilumina y mata y enseñándonos que a veces lo hermoso nos cuesta la vida.

Artículos relacionados

La Plata, una victoria multiplicada

Tania Ramirez

Bayamo, luz que nos guía

Tania Ramirez

Celia Sánchez, una mujer insustituible

Tania Ramirez

Enviar Comentario


1 × cinco =