Historia

Gustavo Ameijeiras Delgado, un tunero inolvidable

maura pena machadogustavoMaura Peña Machado
taura@rvictoria.icrt.cu

Gustavo Ameijeiras Delgado fue el tercer hijo de la familia, desde niño se distinguió por ser cariñoso y, a la vez, fuerte de carácter; leía incansablemente, sobre todo historia de Cuba. Perteneció a una familia a la que Fidel comparó en heroísmo con la de los Maceo. Nació el 8 de octubre de 1920 en Chaparra, hoy Municipio tunero de Menéndez. Muy joven perdió a su padre por lo que tuvo que comenzar a trabajar para ayudar al sustento familiar.

Alrededor de 1942, Gustavo se fue a la ciudad de La Habana y comenzó a ganarse la vida como mecánico automotriz y en 1950 decide marchar a los Estados Unidos en busca de empleo, pero al no poder adaptarse a las condiciones sociales existentes en ese país, regresa a la Patria profundamente afectado por aquella sociedad ajena a su forma de pensar, donde el negro y el pobre no tenían ningún valor.

Cuando los sucesos del Moncada, su hermano menor desapareció; Gustavo conocía de las actividades revolucionarias que realizaba Juan Manuel, se fue entonces al Oriente de la Isla con la esperanza de encontrarse con él. A su llegada a Holguín fue detenido como sospechoso y enviado a la cárcel de Boniato en Santiago de Cuba. Al salir de prisión el joven revolucionario tuvo que permanecer en la clandestinidad, desde donde logró aglutinar un grupo de compañeros para seguir la lucha y en poco tiempo se convirtió en el corazón del movimiento revolucionario en La Habana.

A pesar del constante peligro que lo amenazaba, Gustavo se multiplicaba para realizar las tareas encomendadas: organizó y repartió propaganda, participó en la distribución de La Historia me Absolverá, y presidió el primer Comité Pro-amnistía para liberar a Fidel y sus compañeros de lucha.

Fue Gustavo Ameijeiras quien publicó el primer y segundo manifiestos que dictó Fidel en México. Ventura lo hizo prisionero y lo llevó a la 5ta Estación donde fue torturado. Allí se reveló y golpeó a un guardia, ocasión que aprovechó la policía para atacarlo salvajemente.

Después de varios meses en la cárcel, Gustavo fue liberado en enero de 1958. Participó en la huelga del 9 de abril y se trasladó hasta Santiago de Cuba con el propósito de incorporarse al Ejército Rebelde. Cuando se disponía a visitar una casa para hacer contacto fue detenido.

Las circunstancias en que murió Gustavo Ameijeiras todavía no han sido esclarecidas. Sin embargo, todo parece indicar que como los esbirros no pudieron arrancarle confesión alguna optaron por torturarlo sádicamente; luego fue trasladado a La Habana, donde cayó en las garras del “famoso” teniente Laurent y más tarde arrojado al mar.

La historia de la vida y obra de Gustavo Ameijeiras Delgado ejemplifica la estatura de un revolucionario integral, que permanecerá en el recuerdo de los tuneros y de todos los cubanos.

Artículos relacionados

Comandancia del Cuarto Frente en la memoria de San Joaquín

Tania Ramirez

La Historia me absolverá: 65 años después con plena vigencia

Redacción Tiempo21

Potrero Hormiguero, símbolo de Las Tunas

Tania Ramirez

Enviar Comentario


1 + = diez