• Portada
  • Salud
  • Acciones para ganarle la batalla al Aedes aegypti
Salud

Acciones para ganarle la batalla al Aedes aegypti

fumigacion carrosyenima 12Yenima Díaz Velázquez
yenimadv@enet.cu

Cada día que pasa, desde el amanecer, constituye un nuevo reto para los trabajadores de la campaña contra el mosquito Aedes aegypti, el archiconocido insecto que no nos da tregua pues persiste en mantenerse, condicionado casi siempre por nuestras propias acciones.

En los ocho municipios de la provincia de Las Tunas, a 690 kilómetros al este de La Habana, hoy inspeccionan viviendas y centros educacionales y laborales, hacen tratamiento adulticida y larvario, revisan en los lugares más insospechados… pero, el mosquito sigue ahí, a veces latente y siempre amenazante con varias enfermedades, entre ellas la fiebre amarilla, encefalitis y el dengue.

Es como si esos pequeños animales quisieran cobrarnos tanta desidia acumulada por años, cuando ni los responsables de la tarea ni la población cumplimos cabalmente nuestras obligaciones.

Afortunadamente en el territorio tunero la situación ha dado un cambio, al menos en la voluntad colectiva, para dar una contundente paliza al vector; y pude comprobarlo hace pocos días durante mi traslado a la ciudad de Puerto Padre.

A poca distancia del poblado de Vázquez, un agente de la Policía Nacional Revolucionaria da el alto a todos los vehículos que transitan por esa carretera y el operario de la campaña contra el mosquito fumiga cuidadosamente cada medio de transporte, el cual debe permanecer detenido y cerrado por un tiempo prudencial para que esa acción sea efectiva.

Allí, durante la espera, supe que labores similares se realizan en otros municipios de la provincia y del país porque el malvado insecto se escamotea en cualquier parte y burla las leyes de la naturaleza que indican que con sus alas solo puede trasladarse a un centenar de metros.

Al regresar, pasadas las 6:00 de la tarde, aún fumigaban en la entrada de Vázquez y entre quienes esperaban no escuché criterios negativos, al contrario, los presentes coincidían en que esa es una buena opción y que si todos pusiéramos un poquito más de empeño, ya habríamos acabado con el peligro que implica el Aedes aegypti.

La voluntad existe y la necesidad también. Están los especialistas y los recursos materiales. Solo falta aunar todos esos factores y convertirlos en un arma fuerte para dar jaque mate al insecto y ganar la partida.

Artículos relacionados

Socializan en Las Tunas experiencias en el manejo del paciente grave

Darletis Leyva González

Participan especialistas de Las Tunas en V Congreso Internacional sobre Diabetes

Yami Montoya

El regreso a casa, entre humanidad y profesionalidad

Telma Machado Escanio

Enviar Comentario


seis × = 6