Las Tunas, Cuba. Viernes 20 de Octubre de 2017
Home > Historia del Deporte en Las Tunas > La campana de “Colombia”

La campana de “Colombia”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

juanemiliobatista1Juan E. Batista Cruz
jbatista@enet.cu

El nombre de Santiago Campanería yo lo había escuchado antes, cuando debutó con Matanzas en series nacionales, por encontrarse en aquella provincia en el cumplimiento de su Servicio Militar General. Aunque no tuvo mucha participación sí enseñó condiciones de lanzador capaz de triunfar en un torneo tan exigente como el de Cuba.

En 1970 las regiones camagüeyanas de Amancio (Francisco Guayabal) y Colombia (Elia) pasaron a ser parte de la antigua provincia de Oriente y con la constitución de una estructura socio-económico especial que se llamó Territorio Tunas en 1971, los equipos de béisbol de aquella zona pasaron a competir en los torneos de aquí.

Santiago Campanería, quien ya había regresado a su terruño, militó con el equipo de Colombia, campeón de aquella región y todos tuvimos la posibilidad de apreciar sus excepcionales condiciones de pítcher derecho, joven, de recta cercana a las 90 millas, notable control y dominio de sus rompimientos.

Desde el primer momento, el muchacho se puede decir que dio el “campanazo” para llamar la atención de los técnicos de la antigua provincia oriental que, de inmediato, lo incluyeron entre los candidatos a las novenas de acá para la Serie Nacional. En dos contiendas vistió los uniformes de Oriente y Mineros, con resultados notables, pero comenzó a tener problemas en su brazo de lanzar.

En solo tres campeonatos, el primero de ellos con Matanzas, lanzó en 50 juegos, 29 de ellos de abridor y en 196,1 capítulos lanzados los contrarios le batearon para solo 258, sin embargo no tuvo suerte porque perdió 18 veces y ganó nada más en seis ocasiones.

El derecho de Colombia (Elia) permitió 113 carreras, de ellas 80 limpias y su promedio de efectividad fue realmente de lujo con solo 1,67, ponchó a 98, regaló 77 boletos y, de los 116 hit permitidos, 23 fueron dobles, seis triples y ocho jonrones.

Como puede apreciarse, Santiago Campanería resultó un rival extremadamente difícil para los contrarios, solo que la defensa de sus compañeros convirtió en derrotas las posibles victorias que merecía con creces.

La prematura lesión en su brazo de lanzar lo privó de lo que se perfilaba como una carrera exitosa, provechosa para Oriente primero y Las Tunas después, además de no permitirle luchar por un puesto en la preselección nacional.

A mi se me ocurrió calificarlo de “La campana de Colombia” y creo que en la práctica lo era porque cada vez que se paraba en la lomita del box, la posibilidad de que doblaran las campanas de la victoria para su equipo eran muchas.

Retirado del béisbol activo cuando aún no llegaba a los 30 años de edad, Santiago Campanería no dejó de jugar pelota de manera informal como muestra fehaciente de su amor por el deporte nacional y hoy participa en las actividades que organiza en su municipio la Comisión de Atención a Atletas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


9 − dos =