Las Tunas, Cuba. Sábado 16 de Diciembre de 2017
Home > Salud > Aumenta índice de jóvenes infartados en Las Tunas

Aumenta índice de jóvenes infartados en Las Tunas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

esnlda romeroMaikel-Santos-cardiologoEsnilda Romero Maña
esnilda@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas.- “Aunque en los últimos años las enfermedades cardiovasculares han pasado a ser la segunda causa de muerte en la provincia de Las Tunas, estas mantienen altas prevalencia y mortalidad.

Esas condiciones aumentarán en lo adelante debido al envejecimiento de la población y al alza de los factores de riesgo como el hábito de fumar, la hipertensión y la obesidad, entre otros.

De esta manera inició el diálogo, que a propósito del 29 de septiembre Día Mundial del Corazón, sostuvo con Tiempo21 Maikel Santos Medina, especialista de primer grado en Cardiología y jefe de ese servicio en el Hospital General Docente Ernesto Guevara, principal centro asistencial de esta provincia del Oriente de Cuba.

¿Qué segmento de la población tunera es la más afectada por las enfermedades del corazón?

En nuestro territorio, por ejemplo, en la medida que aumenta la edad crece el número de pacientes con infarto agudo de miocardio (IAM), sin embargo estudios recientes realizados aquí arrojan que alrededor del 11 por ciento de las personas con infarto tienen menos de 50 años. Hace algún tiempo era solo el dos o el cuatro por ciento.

Ello echa por tierra la creencia de muchos de que el infarto solo ocurre en las edades más avanzadas de la vida.

La cardiopatía isquemica es la afección predominante en la población de Las Tunas.

¿Cuáles son las principales causas que generan ese crecimiento en los grupos más jóvenes?

El origen está relacionado sobre todo con el hábito de fumar, el cual tiene mayor implicación en los pacientes menores de 50 años, además de la obesidad, la hipertensión arterial y el sedentarismo.

De las 187 personas infartadas que ingresaron en el 2011 en nuestra unidad de cuidados intensivos coronarios, casi el 50 por ciento fumaba, el 80 por ciento era hipertensos y el 50 por ciento de estos tenían su tensión arterial descontrolada.

Por ello insistimos en la importancia de evitar y atender dichos factores de riesgo porque está muy bien demostrado que cuando se logra el control de estos, se disminuye en un 50 por ciento la mortalidad por IAM.

¿En qué eslabón del sistema de salud es más viable lograrlo?

Estamos convencidos de que en la red de atención primaria se concentran las mayores potencialidades para ello. Es ahí donde son determinantes las acciones de promoción, prevención y educación para disminuir la prevalencia de las condiciones que favorecen las afecciones cardiovasculares y también para controlar las enfermedades crónicas como la diabetes y la hipertensión.

¿Y… en la atención secundaria?

Hace dos años estamos trabajando en función de trasladar conocimientos de esta a la primaria mediante la capacitación a los profesionales encargados de la primera asistencia a los pacientes aquejados de síndromes coronarios agudos.

El próximo mes de octubre concluirá el Primer Diplomado de Cardiología que prepara a médicos de todos los municipios para el seguimiento a los pacientes que egresan de los servicios secundarios.

Esa labor ya fructifica. Por ejemplo en el 2011 la tasa de mortalidad en el hospital provincial de Las Tunas fue de 11, 2 por ciento y en el servicio de cuidados intensivos coronarios de 8,9, ambos por debajo de los parámetros establecidos por el Ministerio de Salud Pública. En lo que va del 2012 se mantienen resultados favorables.

Anualmente como promedio ingresan en nuestra sala unas 200 personas.

La tasa de trombolisis, disolución del coágulo (trombo) que se forma en el interior de una arteria coronaria, es de 55 por ciento, cifra significativa si se tiene en cuenta que el medicamento que se usa para destruirlo solo se puede administrar en las primeras 12 horas desde que inician los síntomas.

En ello ha sido decisiva la preparación de los médicos de la atención primaria para diagnosticar a tiempo el evento. Perfeccionamos la capacitación de estos profesionales para que el proceder se realice en los policlínicos y se pueda disminuir la mortalidad por uno de los tipos de infartos que más muertes provoca.

Aspiramos que en un futuro inmediato aumente el número de pacientes trombolizados en las áreas de salud, o sea, que se haga en los policlínicos.

Frente a las enfermedades del corazón ¿qué papel le corresponde asumir a la población?

Primero evitar los factores de riesgo que ya mencionamos y conocer las formas de presentación de un evento coronario. Todos deben saber las características del dolor de origen cardiovascular. Es opresivo, intenso, con sensación de estrangulamiento o ahogamiento, que se puede irradiar hacia la región de la mandíbula y el brazo izquierdo, acompañado de frialdad, sudoración, palidez y vómito.

También puede estar asociado a falta de aire y palpitaciones. Ante ello la persona debe acudir inmediatamente a una institución hospitalaria. Es preciso tomar muy en serio dichas señales antes que sea demasiado tarde.

Aunque las enfermedades cardiovasculares son potencialmente mortales, su control y prevención resulta sencillo: asumiendo estilos de vidas sanos sin tabaco, ni alcohol, con ejercicios físicos sistemáticos estaremos anotando una buena cantidad de puntos a favor de la salud de nuestros corazones.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× 6 = cincuenta cuatro