Las Tunas, Cuba. Lunes 21 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Lecturas > ¿Por qué los Comités de Defensa de la Revolución son una necesidad?

¿Por qué los Comités de Defensa de la Revolución son una necesidad?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

cdr emblemajoel lachaJoel Lachataignerais Popa
jlpopa@enet.cu


Una de las organizaciones más odiadas por los enemigos de Cuba, son los Comités de Defensa de la Revolución (CDR). Sabemos por qué.

 

El proceso revolucionario comenzó a ser agredido por las bandas contrarrevolucionarias procedentes de los Estados Unidos desde el primer día del triunfo. El gobierno norteamericano había concebido, el 17 de mayo de 1960, el denominado “Programa de acción Encubierta contra el Régimen de Castro”, aprobado por el presidente Dwight D. Eisenhower.

 

El plan de 32 tareas de guerra era parte de la “Operación Mangosta”. Esas acciones comenzaron poco después de la firma de la Ley de Reforma Agraria en 1959. Se pusieron de moda el “relajo” de los vuelos piratas aéreos por aviones procedentes de bases norteamericanas, la infiltración de agentes espías, armamentos, sabotajes, bombardeos, y otras acciones terroristas sobre territorio nacional.

 

Bombas incendiarias fueron lanzadas por naves yanquis sobre centrales azucareros con el fin de destruir las plantaciones cañeras. Recordemos que el 30 de enero de 1960 se perdieron más de 50 mil arrobas de caña en el Central Jesús Menéndez, Chaparra, en el norte de Las Tunas. El tiempo no alcanza para relatarlo todo. Pero las evidencias están en la población cubana.

 

El 28 de septiembre de 1960, Fidel Castro Ruz llegaba de la Organización de Naciones Unidas luego de pronunciar un contundente discurso, en el cual denunciaba la política de guerra y expansión. En el masivo acto donde el pueblo le daba la bienvenida, se escucharon detonaciones de petardos, que recibieron como réplica una propuesta.

 

“Vamos a establecer un sistema de vigilancia colectiva” dijo Fidel y agregó “vamos a ver cómo se pueden mover aquí los lacayos del imperialismo porque, en definitiva, nosotros vivimos en la ciudad…” y anunció la creación de un comité de vigilancia en cada cuadra del país, cuya tarea fundamental sería: vigilar las acciones enemigas.

 

Los miembros de los Comités de Defensa de la Revolución, han tenido un rol de importancia para contrarrestar las acciones enemigas, en los días e la invasión de abril de 1961 por Playa Girón, en el control de aquellos que intentaron forjar una columna de apoyo interno, durante la Crisis de Octubre de 1962, en la vigilancia a delincuentes e infiltrados, y en cada labor solicitada por la revolución.

 

Existen muchas razones para sentirse orgulloso de pertenecer a los CDR y para marchar en sus filas en defensa del pueblo.

 

Comenzaron llamándose Comités de Vigilancia Revolucionaria. Luego, cuando se estructuró mejor, su nombre pasó a ser el actual. Ahora, como parte del momento que viven, los CDR revaloran su estructura y modo de acción.

 

Esa es la génesis que nos permite reflexionar que, mientras persistan los intentos de detener el proceso revolucionario cubano, los Comités de Defensa de la Revolución mantendrán, como tarea principal, vigilar las acciones que se promuevan con ese fin. Los CDR, con adecuaciones de tareas y estructuras, fueron, son y seguirán siendo necesarios.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 5 = uno