Las Tunas, Cuba. Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Home > Salud > Tetralogía de Fallot: Cuando la voluntad y un milagro te devuelven la vida

Tetralogía de Fallot: Cuando la voluntad y un milagro te devuelven la vida

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

tetralogia fallotindira piletaIndira Pileta Rodríguez
indira@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas- Como la mayoría de los niños, él nació entre la alegría de la familia y la de los médicos. Su llegada fue muy esperada por su hermana quien a diario le pedía a su madre un hermanito para jugar; su papá al fin había conseguido el hijo varón que tanto anhelaba; la madre había tenido la posibilidad de repetir el momento de felicidad más grande que puede experimentar una mujer, mientras los abuelos y los tíos, tendrían en la familia un nuevo integrante a quien mimar y consentir.

Pero toda esa felicidad duró muy poco y fue reemplazada por rostros tristes o preocupados. A unas horas de haber visto la luz, un interno que chequeaba la evolución del paciente, llamó la atención del neonatólogo diciendo que el pequeño tenía problemas para respirar, observación corroborada por el especialista.

Después de unos minutos llegó el cardiólogo y tras examinar al niño concluyó que todo parecía indicar que su corazón no recibía la sangre necesaria e indicó realizarle estudios más detallados.

Unos días después el diagnóstico exacto fue revelado a sus padres: su hijo padecía una Tetralogía de Fallot, términos médicos que podían traducirse en que el pequeño había nacido con cuatro malformaciones en el corazón.

Por la cercanía, el recién nacido fue remitido al cardiocentro de Santiago de Cuba. Una vez allí, el diagnóstico fue confirmado y los especialistas de la institución explicaron a los padres las consecuencias de la enfermedad.

Su única esperanza de vida era ser operado, el niño estaba acto y su historia clínica fue enviada al cardiocentro William Soler, de La Habana, único de su tipo en el país que realiza ese tipo de intervenciones quirúrgicas.

Entre chequeos, varias hospitalizaciones, viajes a la capital del país, la angustia de los familiares y el desvelo de los médicos transcurrieron los primeros años de vida del niño. Un par de meses antes de cumplir los cuatro años el equipo médico que lo atendía determinó que había llegado el momento de operarlo.

La operación se realizó un día de noviembre de la década del 90 y duró cuatro horas, pero para la familia parecía toda una vida de espera. El cardiólogo a cargo se acercó para informarles que todo había salido bien pero había que esperar la evolución.

Pedir una recuperación mejor parecía imposible. En la noche el niño pidió a una de las enfermeras le acercara el televisor porque quería ver la novela, y al día siguiente hubo que aguantarlo porque quiso correr a los brazos de sus tíos que habían ido a visitarlo.

Hoy aquel pequeño tiene 22 años, como secuela de la enfermedad solo le quedó una insuficiencia pulmonar que casi no lo limita para llevar una vida normal. Alguna vez pensó en ser médico para honrar a quienes lo salvaron pero finalmente se decidió por la fisioterapia, “así también puedo ayudar a la gente”, dijo quien se considera, un logro de la medicina cubana.

Una explicación científica

La tetralogía de Fallot es una cardiopatía congénita caracterizada por cuatro malformaciones que dan lugar a la mezcla de sangre oxigenada con la no oxigenada, causando un efecto cianotizante en los niños que la padecen.

De todas las cardiopatías congénitas cianóticas es la más frecuente en la edad pediátrica y como lo indica su nombre, consta de cuatro elementos anatomopatológicos para su diagnóstico: la estenosis pulmonar que es un estrechamiento del canal de salida de la sangre del corazón hacia los pulmones; la hipertrofia del ventrículo derecho provocado por el engrosamiento de la pared muscular de ese ventrículo; la comunicación interventricular que es un defecto del tabique originado por un orificio en la pared que separa las DOS cámaras inferiores del corazón y la dextroposición de la aorta, también conocida como aorta cabalgante o a caballo, causante de que el vaso que transporta la sangre oxigenada al organismo, nazca de los dos ventrículos, en lugar de nacer solo en el izquierdo, como debería ser.

La tetralogía de Fallot solo puede corregirse mediante tratamiento quirúrgico y los especialistas aconsejan hacer las operaciones en edades muy tempranas.

Existen dos tipos de cirugías: una paliativa y otra correctiva. La primera consiste en hacer una fístula de BLalock-Thomas-Taussig que comunica a la subclavia derecha con la arteria pulmonar derecha y de esa forma mejora la oxigenación; mientras la cirugía correctiva se basa en desobstruir el tracto de salida del ventrículo derecho, cerrar el defecto interventricular con parche de Dacrón y alinear con la Aorta.

¿Qué causa la tetralogia de Fallot y cómo prevenirla?

Aunque se reportan un sin número de estudios sobre esa cardiopatía congénita, no se conocen las causas específicas de su aparición. Muchos especialistas coinciden en que la enfermedad parece deberse a múltiples causas y citan entre ellas: el alcoholismo materno, la diabetes, la maternidad en edades tardías, la desnutrición durante el embarazo o el padecimiento de rubéola y otras enfermedades virales en el tiempo de gestación.

En cuanto a la prevención de la tetralogia de Fallot, hasta el momento tampoco se sabe cómo prevenirla pero algunas complicaciones que surgen con ese padecimiento pueden evitarse y sus síntomas se pueden aliviar, siempre que el defecto de nacimiento se detecte oportunamente.

A las gestantes se les recomienda un embarazo saludable, sin la presencia de cigarros o alcohol, mantener una dieta balanceada, realizar ejercicios físicos y un sistemático chequeo de la presión arterial y el azúcar en sangre.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 8 = cero