Lecturas

De personas notables a palabras reconocidas

ada cristina higuera tur

Ada Cristina Higuera Tur
adacrist@enet.cu

 En la lengua española existen muchísimos vocablos que deben su origen al apelativo de personas que fueron notables por determinadas razones.

Masoquista, por ejemplo, se le llama a quien acepta verse maltratado o humillado por otra persona, fundamentalmente en las relaciones de pareja.

Este término procede del apellido del novelista austriaco Leopold Ritter Von Sacher- Masoch, quien entre los años 1836 y 1895 escribió obras ampulosas sobre la sumisión esclava de algunos individuos. Con los años aquellos que recibían un tratamiento similar se les calificó de masoquistas, por asociación con Masoch.

Un origen similar tuvo el vocablo sádico, el cual califica a la persona que siente placer cuando trata con crueldad a otra. Con ese sentido ha penetrado en el lenguaje cotidiano como derivación del nombre del marqués del Sade, un noble francés que vivió a finales del siglo XVIII y principios del XIX y que tuvo una enorme carrera de perversiones. Por extensión en el habla coloquial el término sádico se relaciona con las conductas crueles, malintencionadas y despiadadas.

Otra muestra de palabras que provienen de apellidos de personas famosas es daltónico, como se les dice a quienes no perciben algunos colores o los confunden. Este vocablo surge por asociación con Jhon Dalton, un físico y químico británico que padeció y estudió esta enfermedad.

Y entre los apellidos que en la historia de la lengua española dieron origen a nuevas denominaciones figura maquiavélico, el cual designa a los que actúan con astucia y perfidia. Algo maquiavélico supone cierta maldad, identificando ese comportamiento con la actitud de Nicolás Maquiavelo, un escritor italiano cuya doctrina se fundamentaba en el despotismo y la tiranía.

Todas estas personalidades marcaron pautas en la historia universal por sus acciones o sus descubrimientos. Pasaron de ser personas notables a palabras reconocidas. Seguramente se conocerán muchos más, sea platónico, quijotesco, saxofón o dantesco. Muestras de lo interesante que resulta el léxico del Español y de cuán creativos son los hablantes.


Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


1 + nueve =