Las Tunas

Pedro encontró la fórmula para sentirse feliz

Pedro Jesús Abreu García.darletis leyvaDarletis Leyva González
darletislg@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas.- Permanecer 23 años en una misma labor y lugar, así de lectura y oído, parece fácil misión; sin embargo, bien saben los que tienen esa experiencia cuanto sacrificio, dedicación y amor a lo que uno hace se necesita para no claudicar.

En la provincia de Las Tunas, que da la bienvenida al oriente de Cuba, un hombre ya comienza a peinar canas; de estatura alta, piel trigueña, mirada seria y firmes convicciones, siente su vida profesional plena y mantiene latentes sus sueños.

Pedro Jesús Abreu García descubrió el camino para hoy, al paso de más de dos décadas, sentir que tantas energías entregadas a los Joven Club de Computación y Electrónica en Las Tunas no fueron en vano.

“Yo soy graduado de profesor de Matemática, pero en el año 1985 me incorporé al movimiento de los Joven Club y tuve el honor de ayudar a terminar de construir el Joven Club del municipio de Jesús Menéndez. En 1991 inauguramos la instalación y allí permanecí 20 años como instructor.

Para mí ha sido la experiencia mejor de mi vida. Creo que si volviera a nacer, volvería a hacer lo mismo porque me encanta la informática y mi tarea de instructor, que impartía clases, me enorgulleció mucho.

“El movimiento de los Joven Club fue el que impulsó el conocimiento de la informática en nuestro país. Cuando yo comencé en Jesús Menéndez solo existían dos computadoras; evidentemente, sin acceso a la población. Las primeras computadoras que vio ese pueblo fue en Joven Club y los primeros conocimientos sobre el tema los impartimos los instructores de la instalación”.

Pedro, ¿Recuerda aquellas primeras computadoras?

Sí, yo impartí clases en computadoras que trabajaban con discos de cinco y media; cuando los discos duros eran de 10 megas, ahora 10 megas es una fotografía. Nosotros comenzamos en esas máquinas y ahí dábamos las clases, con los sistemas operativos MC2; no había gráfica, no había imagen, sonido. Pero aquellos tiempos eran grandiosos, cada vez que nosotros abríamos un curso nuevo se llenaban los Joven Club de Computación y Electrónica.

¿Y hoy?

Evidentemente, las computadoras hoy se han hecho más asequibles a la población y esa efervescencia de las matrículas ha decaído un poco, pero todavía seguimos siendo la computadora de la familia, como dice el eslogan de nuestra entidad; todavía nosotros tenemos logros y progresos en otros quehaceres diarios.

Usted que lleva 23 años en este mundo ¿Cómo valora el trabajo de los Joven Club?

Es increíble lo que los Joven Club le han aportado a la sociedad, porque nosotros no “producimos”, pero nosotros le hemos aportado a este país, para mí, un ahorro millonario. En cualquier país del mundo la informática es cara y nosotros hemos preparado a este país, con los elementos mínimos, con los recursos mínimos; sin embargo, somos un país informatizado. Por eso yo siempre me sentiré orgulloso de trabajar aquí.

Pedro Jesús es desde hace tres años el webmáster de la página provincial de los Joven Club de Computación y Electrónica en Las Tunas; a ella consagra sus conocimientos e interés para ofrecer un producto digital con calidad.

Los Joven Club de Computación y Electrónica, que se extienden por todo el país e iniciativa del Comandante en Jefe Fidel Castro, el 8 de septiembre cumplirán su aniversario 25 de vida, momento en el que serán reconocidos trabajadores humildes y laboriosos, que como Pedro Jesús, llevan una estancia decorosa y prolongada en el sector.

“Llevo más de la mitad de mi vida trabajando en los Joven Club y mientras yo pueda dar por este movimiento, lo voy a hacer. Yo no he pensado nunca abandonar este lugar porque aquí yo me formé; aquí he hecho lo que siempre me ha gustado y me parece que no hay otro lugar donde yo pueda estar. Me siento bastante realizado en mi función profesional”.

Son virtuosos esos seres que conquistan sus pasiones y sueños, y viven por y para ellos; este tunero, amante del mundo digital, desde la sencillez de su computadora y su lugar de trabajo, descubrió la fórmula para sentirse un hombre pleno y feliz.

Artículos relacionados

Recuerdan aniversario de la Comandancia de San Joaquín

Yeisnel Vázquez

Modernizarán tecnología para la producción industrial del Combinado 25 de Diciembre en Puerto Padre

Redacción Tiempo21

Proyecto comunitario 16 de octubre, la vida de Migdalia Igarza

Claudia Pérez Navarro

Enviar Comentario


− 5 = dos