Historia del Deporte en Las Tunas

Doble corona mundial para Damián Austin

Austin.juanemiliobatista

Juan E. Batista Cruz
jbatista@enet.cu

Desde los tiempos del legendario Evelio Mustelier (Kid Tunero), el boxeo de esta provincia tuvo siempre figuras descollantes, algo que se hizo más evidente después del triunfo de la Revolución, sobre todo tras la coronación olímpica del extraordinario Teófilo Stevenson Lawrence, en los Juegos del Verano de 1972 en Munich, República Federal de Alemania.

Con el deporte revolucionario sobresalieron otros boxeadores como Ramiro Ramos, titular nacional de los 54 kilos, Omar Santiesteban, campeón de los 51 en la Copa del Mundo de Montreal, Canadá en 1981, el monarca olímpico de los 75 en Moscú-80, José Gómez; Roberto Álvarez, rey de los 81 en una Copa Mundial y Damián Austin, ganador de dos coronas del orbe en divisiones distintas, 60 y 71 kilogramos.

De la brillante trayectoria de Austin quiero escribir en esta oportunidad. Nacido en la ciudad de Las Tunas el 30 de noviembre de 1974, se inclina por el boxeo desde pequeño, una forma de mantener la tradición familiar porque su abuelo materno, Mario Echemendía, fue un magnífico boxeador en sus años mozos y después uno de los principales promotores del pugilismo en la entonces pequeña ciudad de Victoria de Las Tunas, allá por los años 40 del pasado siglo.

Comienza su vida deportiva a los 12 años de edad en la pre-Escuela de Iniciación Deportiva Asalto al Polvorín del municipio de Puerto Padre y sus primeros resultados fueron muy alentadores al obtener dos títulos provinciales en la división de 44 kilogramos. Los técnicos se percataron de su talento y lo promovieron a la Academia provincial Kid Chocolate, donde perfecciona su quehacer para lograr medallas de bronce en los Juegos Escolares de 1989 y la Copa Tele Rebelde (1990), paso previo a su coronación en el Campeonato Nacional Juvenil de 1991, lo cual lo lleva a la preselección cubana en la categoría menores de 19 años.

En 1992 se revela como una de las grandes figuras del pugilismo nacional, cuando se corona brillantemente en la división de 60 kilogramos durante el Campeonato Mundial Juvenil de Montreal, Canadá en 1992, resultado que lo lleva al equipo nacional cubano de mayores que viajó hasta Tamperes, Finlandia en 1993.

El chico responde con creces a la confianza del colectivo técnico y se alza con su primer título universal absoluto, tras ofrecer una verdadera disertación de buen boxeo frente a rivales experimentados que no pudieron hacer valer su favoritismo de precompetencia.

Durante 10 años integra en la selección nacional y aunque por diferentes razones, estuvo alejado, cuando regresó lo hizo de manera brillante, al extremo de que obtiene su segundo título universal ya en la división de 71 kilogramos, en la cita de 2001, celebrada en Belfast, Irlanda del Norte, ocasión en la cual hace trizas todos los pronósticos.

En su carrera deportiva obtuvo muchos resultados relevantes, pero los más significativos fueron, además de sus tres coronas mundiales, una de ellas juvenil, las tres nacionales en los torneos Playa Girón (1997, 2001 y 2002, las cuatro de los torneos Giraldo Córdova Cardín (1998, 2000, 2001 y 2002), la de los Juegos de Buena Voluntad y del evento tradicional de Stranchav, Bulgaria (2001).

El 2002 fue extremadamente fructífero para este zurdo que hizo de la defensa un verdadero arte. En ese año ganó los títulos en la Copa del Mundo por equipos en Kazajastán, en los torneos Stranchav, de Bulgaria; Usti Nad Labem, de la República Checa, Copa Química de Halle, Alemania y en el correspondiente a la Primera Olimpíada del Deporte Cubano, tras de la decisión de no asistir por problemas de seguridad a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de El Salvador.

Damián Austin dijo adiós al deporte activo luego del ajuste de la Asociación Internacional de Boxeo Aficionado (AIBA) y la desaparición de la división de 71 kilos. El estilista zurdo hubiera tenido que debilitarse mucho si bajaba a los 69 y la subida a los 75 lo perjudicaba porque le restaría velocidad y, además, lo ponía en desventaja en cuanto a la estatura de los mejores púgiles de ese peso en el mundo.

Desde su retiro oficial ha trabajado en función del desarrollo del boxeo en la provincia y es uno de los más activos participantes en las actividades organizadas por la Comisión Provincial de Atención a Atletas y cumplió con éxito una misión internacionalista de ayuda técnica en la hermana República Bolivariana de Venezuela, donde trabajo con el programa deportivo de Barrio Adentro.

Artículos relacionados

«Nene» Jiménez, jardinero central de lujo

Juan E. Batista Cruz

Chiflán en el béisbol de Colombia

Juan E. Batista Cruz

Un juego para recordar

Juan E. Batista Cruz

Enviar Comentario


nueve + 4 =