Lecturas

El hábito de comer dulces en Las Tunas

yenima 12

Dulces

Yenima Díaz Velázquez
yenimadv@enet.cu

Aunque la ingestión de azúcares en exceso resulta dañina, en la provincia de Las Tunas, a 690 kilómetros al este de La Habana, gustan mucho los dulces y a ellos se recurre en los hogares este verano cuando los hijos, sobrinos y nietos disfrutan de sus vacaciones.

¿Cuál es el dulce que más gusta en el territorio? ¿El arroz con leche, protagonista también de canciones infantiles? ¿Las lonjas de naranja o toronja que alegran cualquier fiesta? ¿Serán acaso los turrones de maní, por su semejanza con los famosos de Alicante? ¿O el flan de leche y huevo enriquecido con anís, canela y vainilla?

Respuestas habrá tantas como las personas que nos leen porque cuando se habla de esos platillos hay opiniones compartidas y créanme que casi todas son acertadas porque a la mayoría se nos hace la boca agua de solo imaginarlos.

Por supuesto, unos son más comunes en determinadas celebraciones que otros porque no habría fiesta de cumpleaños sin cake. ¿Se imaginan? Pero, apenas se tocaría ese manjar un 31 de diciembre, cuando nuestros paladares rebosan de grasa de cerdo asado y mojito criollo y aceptan mejor los tradicionales buñuelos de yuca, boniato o malanga.

En materia de dulces, las mujeres de más edad en cada familia son las que conservan las tradiciones y se las transmiten a hijas, nueras, sobrinas y nietas. Y a la hora de comerlos casi siempre son los varones los primeros en ser servidos.

Pero, lo gracioso del caso es que aunque cada uno tenga sus preferencias, la mayoría prueba y disfruta cualquier variedad.

Y no es para menos pues todos, absolutamente todos los dulces, son deliciosos, ya sea como postres o como meriendas.

Incluso, a esta hora nos vendría muy bien un poco de mermelada, boniatillo, mazamorra, natilla o un pedazo de pudín. Tal vez un turrón de coco, una cremita de leche, un bizcocho, una marquesita o un común mantecadito. También pudiera ser un pastel de hojas o un dulce de frutas en almíbar, como guayaba, piña, coco, fruta bomba, ciruela, mango, cereza y muchas más.

Frecuentes unos y exclusivos otros, los dulces son una delicia para todos los gustos, con la posibilidad de elegir texturas, olores, colores y sabores que satisfacen por igual a los tuneros.

Artículos relacionados

El piropo, ¿bueno o malo?

Yanely González Céspedes

Camilo, ¿solo sonrisa y sombrero?

Adialim López Morales

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


8 − = uno