Las Tunas, Cuba. Miércoles 23 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Sociedad Cultural José Martí, 15 años de natural existencia

Sociedad Cultural José Martí, 15 años de natural existencia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

sede sociedadjoel lachaJoel Lachataignerais Popa
jlpopa@enet.cu

Los martianos de la provincia de Las Tunas recordaron el centenario de la última toma de la ciudad capital de ese territorio, con la constitución de la Sociedad Cultural José Martí.

El épico suceso, dirigido por el Mayor General Calixto García Íñiguez, ocurrió en los días 29 y 30 de agosto de 1897 y el acontecimiento de recordación tuvo lugar el 23 de agosto de 1997 en la Casa Memorial “Mayor General Vicente García González”.

Hoy –23 de agosto- a solo siete días del 115 aniversario de la última quema de la ciudad tunera por los mambises, la organización martiana cumple 15 años de vida.

La última toma de la ciudad de Victoria de Las Tunas, -nombre que ostentaba entonces esa localidad tunera a 690 kilómetros al este de La Habana– propició frenar la entrada de refuerzos del Ejército español al territorio oriental, constituyendo un magnífico apoyo para que los mambises arreciaran los combates en torno a Santiago de Cuba, lo cual fue aprovechado por Estados Unidos para desembarcar sus tropas en la bahía de Santiago de Cuba, tomar aquella ciudad y, con la firma de la capitulación de España, impedir la entrada de las huestes de Calixto García.

Se adujo que las tropas mambisas no deberían entrar allí, porque podrían tomar venganza y cometer todo tipo de desmanes contra las tropas enemigas de España. El Mayor General nativo de Holguín, respondió con hidalguía el vejamen, poniendo en alto la dignidad, el decoro y la honra de los leales soldados de la patria.

Los acontecimientos del 30 de agosto de 1897, trajeron a Las Tunas también dos contingencias de gloria revolucionaria mambisa:

En defensa de la entrada del Ejercito libertador en la plaza española que detentaba el poder en Victoria de Las Tunas, cayó combatiendo el joven Teniente Coronel Ángel de la Guardia Bello, oriundo de Jiguaní, localidad próxima a Bayamo, quien había sido el único combatiente cubano testigo del instante en que murió con las armas en la mano frente a los atacantes españoles, el Mayor General José Martí Pérez, a quien todos denominaban El Apóstol de la independencia de Cuba. Cayó con la gallarda valentía de quienes enfrentan al enemigo con la gloria del honor cumplido.

El otro acontecer de significación épica fue la presencia del hijo de José Martí en el combate. Él se encontraba en la misión de apuntador de uno de los cañones que se emplearon para sorprender con fuego de artillería a la soldadesca española. Cuando su Jefe fue fulminado por un disparo, tomó el mando de la pieza y disparó con firmeza y decisión sobre las tropas enemigas y logró abrir espacios para que sus compañeros de armas penetraran y pudieran, al fin, tomar la plaza.

Esta acción del joven José Francisco Martí Zayas–Bazán, hizo que el bravo holguinero –quien no acostumbraba a ofrecer lisonjas fácilmente- firmara una orden especial, escrita de puño y letra, nominándolo como oficial.

A la constitución de la Sociedad Cultural José Martí, hace 15 años, asistió el Presidente de la Junta Nacional, Dr. Armando Hart Dávalos.

Fue una ceremonia breve y sencilla en la cual Hart Dávalos definió que la Sociedad Cultural José Martí se creaba para dar continuidad al estudio, la investigación, la promoción y difusión del pensamiento martiano, como esencia del pensamiento cano, vinculándolo además con el pensamiento caribeño latinoamericano y universal.

Hart puso énfasis en la necesidad de que los tuneros también proyecten acciones para recordar al Mayor General del Ejercito Libertador, Vicente García González, hijo ilustre de esa tierra oriental, primer ciudadano tunero en incorporase a la lucha por la independencia el 13 de octubre de 1868 junto al bayamés, Carlos Manuel de Céspedes, y autor de la primera quema de su ciudad natal para evitar que cayese en manos de las tropas españolas.

Al constituirse, la Sociedad Cultural con un núcleo central presidido por Lesbia de la Fe Dotres, comienza una labor que hoy puede resumirse en la existencia de más de 300 miembros distribuidos en los ocho municipios de la provincia de Las Tunas, incorporados a 21 clubes, que están diseminados en sectores de la educación, la cultura, la ciencia y entre comunidades rurales fundamentalmente.

Entre las acciones que se han realizado en el territorio tunero en estos 15 años se encuentran peñas culturales en los clubes, marcadas por la promoción de la obra del Apóstol, la realización del Coloquio “José Martí, Sol del Mundo Moral”, que promueve talleres, simposios y debates de ciencia, en torno a temáticas medulares relacionadas con el pensamiento del Héroe de Dos Ríos, mediante el cual 10 tuneros han participado en los eventos internacionales José Martí por el equilibrio del mundo, ocho en el Encuentro José Martí por una cultura de la naturaleza y otros ocho en Con todos y para el bien de todos.

Se han efectuado acciones patrióticas con la participación activa de jóvenes de las comunidades rurales de los municipios de Majibacoa, Jobabo y Colombia, en el programa denominado Ruta de Cuba, que desde 2005 se realiza, recorriendo los derroteros de las rutas seguidas por Antonio Maceo, (a partir de Duaba), José Martí, (desde Playita de Cajobabo) Máximo Gómez junto a Maceo, (Desde Mangos de Baraguá) cubriendo los territorios de todo el país desde Guantánamo hasta el Cabo de San Antonio en Pinar del Río.

Como incentivo a este programa, en 2011 se iniciaron las actividades por el 160 aniversario del natalicio de Martí y fueron plantadas ceibas en todos los campamentos mambises visitados en esos periplos, de las cuales correspondieron 8 a Las Tunas, que se encuentran plantadas en los campamentos mambises de Río Abajo y Las Arenas, en Majibacoa; Guaramanao, El Lavado, Cascorro y La Caridad en Jobabo y Guamabo en el municipio de Colombia.

Las Tunas puso en práctica una iniciativa en la primera jornada de 2005, -repetida desde entonces- que le sirvió para ser la más destacada del país, al incorporar en recorrido masivo de esta marcha, más de 500 jóvenes.

Proyectos juveniles, la orientación para la organización de jardines y bosques martianos en las comunidades de la Federación de Mujeres Cubanas, de la Asociación de Agricultores Pequeños, los Comités de Defensa de la Revolución, figuran entre las realizaciones de la actividad de la Sociedad Cultural José Martí en las Tunas, que cada año entrega un premio a la mejor obra de la plástica que se presente en el Salón martiano de la Escuela de Artes Plásticas, cada 28 de enero.

Se ha brindado apoyo al concurso infantil “La Muñeca Negra”, que convoca cada año la Biblioteca Provincial José Martí y a los talleres de medio ambiente del Club de la Sociedad en el Instituto de Investigación Científica y Tecnológica (CIGET).

Además de ofrecer conferencias y organizar encuentros sobre temas diversos del pensamiento martiano, existe una actividad prioritaria: garantizar la continuidad del programa de estudios del pensamiento martiano en el sistema educacional de la provincia.

Se cumplen 15 años de esta organización cuyo núcleo central de dirección de proyecta, en primer lugar consolidar la obra alcanzada en la comunidad hasta ahora, con la certeza de poder acrecentar la obra con la modestia que caracteriza la naturaleza de su existencia.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− uno = 4