Historia

La FMC: 53 años haciendo Revolución

mujeres cubamaura pena machadoMaura Peña Machado
taura@rvictoria.icrt.cu

“La Federación de Mujeres Cubanas surge hoy, así, de la unificación de varias organizaciones revolucionarias femeninas de nuestra patria, con el respaldo ya de decenas de miles de asociadas, y llama ardientemente a todas las mujeres a incorporarse a esta nueva organización, que habrá de unirnos a todas, de un extremo a otro de la Isla, en un gran lazo de amor combativo, por nuestros hijos y por nuestra patria, a la que juramos defender hasta morir.”

Era el 23 de agosto de 1960 cuando la joven revolucionaria Vilma Espín dejaba escuchar ese mensaje en ocasión de la fundación de la mayor organización femenina en Cuba: La FMC.

Era muy joven Vilma, pero ya tenía una historia reconocida: en la clandestinidad fue Débora, y los parajes de la Sierra Maestra la recuerdan como Mariela. Se había ganado el liderazgo de esas mujeres que reunidas aquel memorable día se armaban como una fuerza grande, de respeto: 17 mil cubanas daban el paso al frente para hoy multiplicarse por miles en una organización cuya trayectoria está estrechamente ligada al avance de la Revolución y la construcción de la nueva sociedad.

Los cambios sociales ocurridos en esta Isla durante la segunda mitad del siglo XX pusieron a las mujeres, en el centro de una dinámica que fue considerada por el propio Fidel como una “Revolución dentro de la revolución”.

Así, a conquistas como derecho el derecho al voto o el divorcio se sumaron la plena integración al trabajo, al fortalecimiento de su independencia económica y la garantía de ejercer sus derechos reproductivos y sexuales; además de cultura, alfabetización y atención médica gratuita.

Y como expresara el Comandante en Jefe Fidel Castro aquel inolvidable 23 de agosto de 1960:

“Las mujeres constituyen un verdadero ejército al servicio de la revolución (…) Cuando en un pueblo pelean los hombres y pueden pelear las mujeres, estos pueblos son invencibles”.

Y en fecha como esta no olvidamos la voz de la criolla Ana Betancourt Agramonte cuando en la Asamblea de Guáimaro en abril de 1869 anticipaba de lo que serían capaces las mujeres de esta tierra:

“Ciudadanos: aquí todo era esclavo; la cuna, el color y el sexo. Vosotros queréis destruir la esclavitud de la cuna peleando hasta morir. Habéis destruido la esclavitud del color emancipando al siervo. Llegó el momento de libertar a la mujer”.

Hoy 23 de agosto de 2012 a 53 años de la fundación de la organización femenina en lo grande y en lo bello, estamos presentes. Junto a Fidel y Raúl, junto al recuerdo eterno de Vilma Espín, junto a todo nuestro pueblo ayudando a construir el presente y el porvenir. Cada día, cada hora, cada instante buscamos embellecer la vida, crecemos en juventud y experiencia, nos acercamos al futuro y hacemos, unidas Revolución

Artículos relacionados

Conmemoran aniversario 25 del sitio histórico San Miguel de rompe como Monumento Nacional

Ordey Díaz Escalona

El día en que el Granma llegó a puerto seguro

Redacción Tiempo21

Félix Varela: pensar como nación

Tania Ramirez

Enviar Comentario


+ cuatro = 10