Salud

Una lucha sin descanso contra el dengue

aedes aegyptiIris Armas Padrino
ia@ain.cu

Aunque Cuba ha alcanzado una vasta experiencia en el control del dengue y su agente transmisor: el Aedes aegypti, se requiere incrementar y perfeccionar las acciones dado el crecimiento del nivel de infestación en varios municipios del país, fundamentalmente en la capital, debido al período de lluvias y a las altas temperaturas.

Directivos del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) corroboran que entre las principales causas se encuentran la falta de percepción de riesgo y de realizar sistemáticamente el autofocal en las viviendas, método menos costoso y más eficiente, práctico y popular.

La limpieza de recipientes y depósitos con agua acumulada debe ser permanente en las casas y centros de trabajo, en aras de no darle cabida al peligroso insecto, que reposa en sitios oscuros, detrás de las cortinas, escaparates y debajo de los muebles, entre otros lugares.

Cuando se asevera que esta batalla se gana en el hogar y en la comunidad, se traduce en la necesidad de que cada uno de sus miembros debe contribuir con ese chequeo minucioso llamado autofocal, mediante el cual se puede determinar y eliminar la presencia del mosquito.

El Aedes aegypti puede volar de 100 a 300 metros, deposita las larvas en aguas limpias, en tanto la hembra es la que pone los huevos y se alimenta de la sangre que le proporciona el hombre al picarlo, momento en que a su vez lo infecta.

En las Américas muy pocos países no tienen dengue endémico, entre ellos Cuba, y ese logro hay que mantenerlo con el concurso de la población y de los trabajadores, de que cada cual interiorice el deber de cumplir las medidas profilácticas y sanitarias con el fin de eliminar todos los posibles hospederos para su reproducción.

Las llamadas larvitrampas indican la presencia del peligroso agente trasmisor y según el sistema de vigilancia debe efectuarse semanalmente.

No olvidemos que las altas temperaturas y esos aguaceros que producen el estancamiento de aguas, favorecen el ciclo reproductivo y el hábitat del vector.

Por ello la insistencia de los expertos del MINSAP de elevar el control del trabajo de todos los involucrados y la percepción de riesgo por las familias, las cuales deben saber que no solo se trata de prevenir el dengue sino también otras enfermedades peligrosas que trasmite el propio Aedes aegypti.

Hay que tener plena garantía de los distintos procederes antivectoriales en todos los lugares posibles, en la vivienda, en un local o espacio vacío del barrio y donde quiera; de ahí la responsabilidad de cada cubano de contribuir a la limpieza y al saneamiento ambiental.

Solo cabe extremar las medidas en esta batalla, en la cual no podemos descansar un día porque está en juego la vida de niños, jóvenes y adultos, sin distinción alguna. (Agencia Cubana de Noticias  

Artículos relacionados

Luchar contra el cáncer con optimismo

Darletis Leyva González

Realiza Las Tunas acciones por el Día mundial contra el cáncer de mama

Danielle Laurencio Gómez.

Destacan importancia de la estomatología en simposio cubano

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


× 2 = cuatro