Las Tunas, Cuba. Sábado 19 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Historia > La azarosa vida de Luis Armando Boris Yate: un mártir de la Revolución Cubana poco conocido

La azarosa vida de Luis Armando Boris Yate: un mártir de la Revolución Cubana poco conocido

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

hernan boschboris yateHernán Bosch
hrbosch@enet.cu

Nacido en Guantánamo el 22 de agosto de 1912, hace exactamente un siglo, Luis Armando Boris Yate tuvo una vida azarosa que culminó prematuramente cuando contaba con 45 años de edad, el 11 de abril de 1958, fecha en que fue asesinado en Las Tunas, lugar donde desarrolló sus principales actividades revolucionarias contra la dictadura de Fulgencio Batista.

Hijo de un senador de Guantánamo, fruto de una relación extramatrimonial de éste con una bailarina de nacionalidad mexicana, nunca fue reconocido por su padre, lo que dificultó su vida desde la niñez.

Siendo un adolescente emigró hacia la ciudad de Manzanillo, en la actual provincia de Granma, donde aprendió el oficio de carpintero ebanista, pese a lo cual se vio obligado a un constante peregrinar en busca de trabajo y mejores condiciones socio-económicas, etapa en la que vendió por cuenta propia vinos y lámparas en la zona de Pilón, en Media Luna, entre otras labores que le permitieran subsistir.

Luego se estableció en el poblado de Mejías, en el actual municipio de Jobabo, provincia de Las Tunas.

El licenciado Nelson Marrero Pupo, quien junto al también historiador Plácido Cruz Infante prepara un libro con las biografías de todos los mártires de la actual provincia de Las Tunas en el período 1931-1965, suministró al autor de este artículo valiosos datos contenidos en ese texto, relacionados con la azarosa vida de Luis Armando Boris Yate.

Explicó Marrero que el libro en preparación está basado en breves investigaciones realizadas en la década de los 80 del pasado siglo por los núcleos del Partido Comunista de Cuba en la provincia, y se amplió con indagaciones, entrevistas y otras pesquisas efectuadas por los autores del texto, y en el caso de Boris Yate con conversaciones sostenidas por Marrero Pupo con su viuda, Benicia Núñez, y un ex policía municipal de la época en que fuera asesinado este revolucionario.

Añade Marrero que luego de radicarse en el poblado de Mejías, Luis Armando logró montar un pequeño taller de carpintería ebanista y, al alcanzar alguna estabilidad económica contrajo matrimonio con Benicia Núñez Baldoquín, unión de la cual nacieron sus hijos, Luis Juan y Dalia.

Por esos tiempos desarrolló además una gran actividad política en Mejías. De filiación ortodoxa, laboró intensamente en las elecciones de 1948 y a fines de 1955 fue fundador de la célula del movimiento 26 de Julio en el poblado, hasta que el 29 de marzo de 1958 se alzó como manifestación de apoyo a la Huelga de Abril.

Inicialmente se integró al grupo de insurrectos dirigido por Marco Carmenate, pero al fracasar el paro la fuerza rebelde tuvo que dispersarse en pequeñas partidas y Luis Armando continúo haciendo vida guerrillera con Manuel Naranjo, quien decidió tomar rumbo sur en busca de seguridad.

Desde Peladero –agrega Marrero-, un grupo de ocho revolucionarios se trasladó para la finca de Juan Machado y en horas de la noche fueron para la bodega de Antonio Serrano, situado en la colonia Las Mercedes, con el propósito de adquirir víveres y continuar hacia la costa sur.

La decisión anterior fue adoptada debido a la amistad que tenía Naranjo con el propietario del mencionado establecimiento, pero fueron confundidos con ladrones y los recibieron a tiros. El ataque fue ripostado por los rebeldes y en el intercambio de disparos resultó herido de gravedad el dueño de la colonia, Eduardo Serrano, hermano de Antonio, y menos grave Luis Armando. Serrano falleció en el momento y a Boris Yate lo condujeron hacia Jobabo, donde el jefe del puesto de la Guardia Rural, sin permitir que le prestaran los primeros auxilios, lo envió en calidad de detenido hacia el hospital civil de la ciudad de Las Tunas.

A este centro hospitalario llegó Boris Yate el 10 de abril, y en todo momento estuvo custodiado por un guardia. Su esposa Benicia logró verlo con la ayuda de un vigilante municipal, cuando le hacia guardia al detenido, pero los esbirros lo sacaron al siguiente día, lo asesinaron y enterraron de forma oculta en las proximidades del río que atraviesa el actual Club Familiar, en las afueras de la ciudad de Las Tunas.

El ensañamiento cometido contra este revolucionario fue tan horrendo, que el mismo día en que lo asesinaron, los sicarios se dirigieron al poblado de Mejías y le prendieron fuego a su casa, en la que se encontraban su esposa e hijos, con el propósito de quemarlos vivos, lo cual no lograron por la rápida intervención de los vecinos, quienes ayudaron a salir a la infortunada familia.

No se supo absolutamente nada de Boris Yate hasta más de 27 años después, el 19 de diciembre de 1985, cuando los niños Eleonides Moreno Rodríguez y Juan García Sánchez, de seis y siete años de edad, respectivamente, al excavar en  la arena, al fondo de la casa de Elio Moreno Ávila, encontraron unos restos óseos, que luego los especialistas, con la ayuda de su esposa Benicia, determinaron que correspondían a Luis Armando Boris Yate.

A los restos mortales de este revolucionario se le rindieron honores en el local de la Dirección Municipal de los Combatientes de la Revolución Cubana, y luego fueron sepultados en el panteón del Ejército Rebelde, en la ciudad de Las Tunas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


6 × = doce