Las Tunas, Cuba. Sábado 21 de Octubre de 2017
Home > Salud > El peligro de la automedicación

El peligro de la automedicación

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Glenda Boza Ibarra
gbi@ain.cu

El ser humano, a medida que crece, comienza a conocer su propio organismo. Por ello ante padecimientos “aparentemente” normales toma el primer medicamento que tenga a la mano. Sin embargo, muchas enfermedades tienen síntomas comunes, y sin el adecuado diagnóstico médico podrían confundirse entre sí.

En el mundo miles de personas se automedican diariamente, o sea, ante la presencia de determinado síntoma o enfermedad, usan algún fármaco por voluntad propia sin la supervisión especializada.

Esta práctica irresponsable, convertida ya en costumbre para la población, se presenta en cualquier grupo social sin importar edad, raza ni condición social.

Estudios realizados por la Asociación Francesa de Industria Farmacéutica por la automedicación responsable en naciones europeas, muestran que son Alemania, Bélgica, Reino Unidos e Irlanda donde más se incurre en esta práctica errónea.

Por su parte, en el norte de América se ha convertido en la primera causa de muerte accidental entre las personas de 45 a 54 años, sobrepasando al número de defunciones por accidente de tráfico.

En algunos países de Latinoamérica las cifras de muertes por ese motivo sin supervisión profesional alcanzan las 10 mil por año.

Si bien es cierto que el desarrollo de la industria farmacéutica y los precios de los medicamentos no se comportan de igual forma en todo el planeta, el uso irracional de estos es problema que atañe a todos.

Según datos de la Organización Mundial de Salud, más del 50 por ciento de los fármacos se prescriben, dispensan o venden de forma inapropiada, y la mitad de los pacientes no los consumen correctamente.

Debido a la gratuidad del sistema de salud en Cuba es práctica regular de los pacientes acudir a las consultas solo para pedir recetas sin diagnóstico previo, cuyos riesgos y consecuencias son responsabilidad máxima del especialista que la prescribe.

En los Lineamientos de la Política Económica y Social del país, aprobados en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, en el apartado dedicado a la salud, el número 157 refiere la necesidad de crear espacios de educación para evitar la automedicación de la población e implementación de medidas que coadyuven al uso racional de los medicamentos.

Ejemplo de ello son los programas televisivos La dosis exacta y Hablemos de salud, los cuales informan a la población sobre causas de enfermedades y maneras de prevenirlas, así como también acerca de la utilización inadecuada de los fármacos, sus reacciones adversas y los riesgos por tomarlos sin acudir previamente al médico.

La Empresa Comercializadora y Distribuidora de Medicamentos mantiene estable el aseguramiento en todo el país.

Según Alexander González Calzadilla, director de la droguería en Cienfuegos, los fármacos son distribuidos a más de 80 farmacias, 20 policlínicos y tres hospitales.

Resaltó que laboran por mantener la calidad y evitar el vencimiento de los productos farmacéuticos almacenados y transportados por esa entidad.

Destacó también que, aunque resuelven en 12 horas la premura por medicamentos fuera de la provincia y en apenas cuatro dentro del territorio, resulta imprescindible la participación consciente y activa del doctor, el farmacéutico, y por último, el consumidor.

La nación dispone del sistema de fármaco-vigilancia evaluado por las organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud de referencia para América Latina, el cual estudia las complicaciones desfavorables en cualquier droga en uso.

Además de constituir desperdicio de recursos, la utilización irracional de medicamentos puede ocasionar también reacciones adversas y la resistencia a los antimicrobianos, lo cual provoca que algunos remedios dejen de ser eficaces para combatir enfermedades infecciosas.

De ahí la necesidad de que la población acuda al médico ante cualquier dolor o padecimiento y evite siempre la automedicación. También es necesaria la responsabilidad de los doctores, quienes son los principales veladores por el uso racional de los fármacos y su empleo adecuado según las características de cada afección.

Justo, como exhorta el doctor Julián Pérez Peña en su programa televisivo: “No se automedique, use siempre la dosis exacta.”  (Agencia Cubana de Noticias)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


nueve − 9 =