Gente

Por donde pasa Rosa Campos, el amanecer es feliz…

rosa campoanaisa vidal diazAna Isa Vidal Díaz
anaisa@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas.- Rosa Campos es una maravillosa mujer quien siempre ha tenido una afición especial por los niños. Cuando mira hacia atrás, rememora su infancia haciendo cosas increíbles con los chicos del barrio, inventando obras de teatro, televisores de papel; aunque asombrosamente, se recuerda como una niña tímida.

Esas primeras clases con un guitarrista espirituano que la iniciaron en la trova tradicional, un curso emergente de instructores de arte, y la experiencia de la maternidad formaron a una cantautora única, a la Tía Rosa, querida por varias generaciones de infantes cubanos:

“Justamente, durante 30 años no he dejado ni un solo momento de trabajar con niños, toda la experiencia artística profesional se la debo a la interacción con este universo al que uno dedica su tiempo y su vida”.

Campos, Premio Nacional de Cultura Comunitaria, reconoce que la comunidad le ha dado la posibilidad de “no estar encerrada en una torre de marfil”:

“Pienso que si en algo he acertado, es al tener muy en cuenta el gusto de los niños, y por supuesto, de los profesionales. Hago siempre un taller con mis canciones, en cuanto a los arreglos musicales cuento con la persona más indicada del mundo, el trovador cienfueguero Roberto Novo Cerna. Por suerte, tengo ya cuatro discos, algo muy importante para una artista: poder legar al futuro un patrimonio”.

Los niños y la radio…

“Hace 22 años que trabajo como guionista en la emisora Radio Ciudad del Mar, de Cienfuegos; y de ellos, casi 15 como conductora y actriz en el programa El rincón de la Tía Rosa.

En mi opinión, la radio es el medio que más hace desarrollar a los actores, incluyendo a los cantantes, porque tienes que aprender a ecualizar tu voz, a matizarla, desde un llanto hasta un bostezo, desde una bruja, hasta una hormiguita.

A esa posibilidad le debo el éxito de mi último disco, Trocacuentos, que es una obra de teatro musical cantado y que obtuvo el Premio de Música Infantil en el Festival Cubadisco 2012. El hecho de haber grabado con niños que están bien entrenados en esta labor de la radio facilitó mucho las cosas.

El proyecto inmediato que tengo es hacer de esta obra un audio libro.

¿Cómo califica la música que se hace para niños en Cuba?

“De la década del 90 hasta la fecha, podemos decir con certeza que Cuba ha desarrollado un potencial muy bueno de música infantil, en cuanto a texto y melodías, superior al de muchos países.

Al Festival Cantándole al sol se enviaban de cada provincia dos y hasta tres obras con buena calidad. Pero lo que veo insuficiente es la utilidad que se le da después a esa obra, teniendo en cuenta la valiosa labor del compositor.

Pienso que hay que dar mayor atención a los autores, los intérpretes y los arreglistas. Toda esa belleza se queda en un disco: estamos dejando en el escaparate la excelente música que hacemos para los niños. Hacen falta más programas de música infantil, en lo que los pequeños puedan llamar por teléfono y pedir sus temas favoritos; hace falta usar esta música en las fiestas escolares, en los cumpleaños… Y en esta responsabilidad, estamos implicados todos”.

El futuro…

Amanecer Feliz (2000), Parampampín la Tía Rosa (2003), Imagino que… (2008) y Trocacuentos (2012) son los cuatro fonogramas de Rosa Campos, todos laureados en el Cubadisco, el más importante evento discográfico del país que le concedió además el Premio de Honor en el año 2009.

Y con esta impecable trayectoria, la artista tiene aún numerosas historias para contar en sus canciones y el reto de ser más conocida a lo largo del archipiélago, razones que la embarcaron en una travesía por ciudades como Guantánamo, Santiago de Cuba, Camagüey, Ciego de Ávila y Santa Clara.

“Todos los días hay que hacer el día, todos los días hay que cantar lo ya cantado y bailar lo ya bailado, es la labor del promotor cultural que también soy, continuar la obra, porque todos los días nacen niños”.

 

Artículos relacionados

Renael González: soy el hombre, vengo de todos y voy a todos

Yami Montoya

Hacer por el bien colectivo, la gran dicha de Onelia  

Esnilda Romero Maña

Liván y Mily, extraordinaria pareja

Yenima Díaz Velázquez

Enviar Comentario


siete − = 5