Historia

Reunión en San Miguel del Rompe: urge la libertad

Monumento San Miguel del RompeJosé Armando Fernández Salazar

Las Tunas.- Custodiado por 10 palmas reales, el monumento de hormigón y acero del artista matancero Maykel Góngora evoca la primera reunión independentista de los patricios de la nación, realizada el cuatro de agosto de 1868 en la finca de San Miguel del Rompe, a más de 30 kilómetros de la ciudad de Las Tunas.

El sitio histórico, declarado Monumento Nacional en 1993, fue restaurado recientemente luego de que las inclemencias del tiempo y la falta de mantenimiento deterioraran parte de sus componentes.

Plácido Cruz, presidente de la Unión de Historiadores de Cuba en el territorio, aseguró a la AIN que las acciones de conservación del monumento forman parte del proyecto para crear la ruta histórica sobre la presencia de Las Tunas en las guerras independentistas del siglo XIX.

La zona fue escenario de varios combates entre el Ejército Libertador y las tropas colonialistas españolas, entre ellos, la acción donde el Mayor General Vicente García recibió el sobrenombre de León de Santa Rita.

Allí, en San Miguel del Rompe los revolucionarios cubanos dejaron constancia de su fe en la lucha armada como única vía para alcanzar la independencia.

Según el historiador de la ciudad de Las Tunas, Víctor Marrero, buena parte de los patriotas que asistieron al mitin se encontraban vinculados a las logias masónicas, lo cual determinó que el encuentro, también llamado Convención de Tirsán, estuviera matizado por los rituales y el espíritu de ese tipo de cofradías.

A San Miguel del Rompe acudieron representantes del oriente del país y la región de Camagüey, cuyas actividades conspirativas llamaban peligrosamente la atención de las autoridades ibéricas.

Entre los participantes figuraron Belisario Álvarez, Carlos Manuel de Céspedes, Salvador Fuentes, Antonio Rubio, Donato Mármol, Vicente García González, Francisco Muñoz Rubalcaba, Félix Figueredo, Salvador Cisneros Betancourt y Carlos Loret de Mola.

Sobresalió la figura de Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria, al final elegido como líder del movimiento independentista, quien planteó la necesidad de apresurar el alzamiento armado y unir las fuerzas.

Dos meses después, el Padre de la Patria iniciaría la Guerra de los Diez Años (1868-1878) al liberar a sus esclavos y convocarlos a la lucha en el ingenio La Demajagua, ubicado a 15 kilómetros de la ciudad de Manzanillo, en el suroriente de la Isla.

Monumento San Miguel del Rompe

Artículos relacionados

Conmemoran aniversario 25 del sitio histórico San Miguel de rompe como Monumento Nacional

Ordey Díaz Escalona

El día en que el Granma llegó a puerto seguro

Redacción Tiempo21

Félix Varela: pensar como nación

Tania Ramirez

Enviar Comentario


siete × 3 =