Miradas por dentro

Bajo el precepto de que La cultura no es un lujo es una necesidad, surgió una organización que agrupa a sus integrantes a base de selectividad cualitativa y de la voluntad de pertenecer a ella. El 18 de agosto de 1961 se desarrollaba en Cuba el Congreso Constituyente de la Unión de Escritores y Artista de Cuba (UNEAC), para aglutinar la intelectualidad de la Isla en defensa de la sociedad cubana y la identidad de Cuba.

En Las Tunas, hay una figura respetada por la intelectualidad con una sólida obra, Carlos Tamayo, presidente del Comité Provincial de esta organización, quien hace válida la idea de que «Salvar la Cultura es lo primero».

¿Que opinión le merece usted al trabajo desarrollado por el Comité Provincial?

«La UNEAC en lo que ha transcurrido tiene un trabajo muy positivo, en este mismo año Las Tunas se ganó la sede de la reunión de la presidencia nacional de la organización, por vez primera en los últimos 24 años de fundada la institución en el territorio de Las Tunas, es más en los últimos 10 años todos los miembros de la UNEAC nos podemos sentir satisfechos aunque todavía nos queda muchos por hacer.

Este hecho fue un reconocimiento a la cultura en el territorio no solamente a la UNEAC sino a todos los que escritores y artistas de esta provincia y fue un buen momento aquí estuvieron todos los presidentes de las filiales y los directivos nacionales.

¿Sobre el trabajo comunitario cuanto influye la UNEAC en la cultura de Las Tunas?

Respecto al trabajo comunitario una de las fortalezas que tenemos en esta provincia es realmente contar con el Centro de Intercambio y Referencia Iniciativa Comunitaria (CIERIC), que atiende las cinco provincias orientales, oficina que recientemente efectuó un trabajo importantísimo de 24 trabajos presentados, 9 resultaron finalistas y de esa cifra 5 representan la región oriental.

Los proyectos Guijarros, La Familia, El Callejón de la Ceiba, Boqueron entre otros proyectos evidencian el compromiso social pues muchos son dirigidos por miembros de la organización, nosotros apoyamos mucho esta labor por que sabemos que los verdaderos protagonistas de la cultura son los miembros de la Comunidad, las personas que hacen la cultura allí donde están viviendo.

También se hacen actividades en el patio de la sede, en los centros estudiantiles universitarios, de manera que la UNEAC tiene un vínculo fuerte y esto fue reconocido en la reunión nacional.

Con respecto al trabajo que desarrollan las filiales en las dos sedes sociales.

Cada filial tiene su plan anual, su evento muy limitado porque ya no es como antes, pero el prestigio del escritor Guillermo Vidal, el prestigio de su obra hizo que Las Tunas mantuviera el Concurso Nacional Guillermo Vidal, que es anual y en esta ocasión estamos convocando en el género cuento, con un premio de 10 mil pesos a la obra ganadora, más la publicación por la editorial Unión con el consiguiente derecho de autor.

Es decir tenemos en esta provincial un concurso de status nacional como el mismo concurso UNEAC, además de la beca Gilberto Rodríguez dedicado a los poetas y los audiovisuales tienen su momento teórico cuando se reúnen con el evento Hórmigo.

Buscamos siempre la manera de estimular, las artes escénicas se mantienen con el concurso Palabra Viva, Tunita, en fin todas las filiales tienen sus proyectos, lo fundamental es estimular la creación, que nuestros miembros estén creando lo mismo en la danza, la magia, la literatura, hay un trabajo intenso en todas las filiales.

La UNEAC en estos momentos tiene un proyecto aquí en la sede que nos limita hacer actividades en el verano en la misma instalación, porque vamos a crecer físicamente, se va a crear con el MICONS la Oficina de la Fundación Nicolás Guillén, esta es una institución muy importante para la cultura cubana, aquí tenemos una filial que la preside Lourdes Jacobo, esperamos para septiembre comenzar además de la oficina CIERI-UNEAC con la oficina de la Fundación. Con este hecho seriamos el único Comité Provincial de la UNEAC en Cuba que en su edificio tendrá estas dos importantes oficinas, una para el trabajo comunitario y la Fundación que tiene un proyecto comunitario muy importante y mantiene viva la figura la obra del poeta nacional.

Otro estimulo que tenemos es que los Comités Provinciales de la UNEAC nos fundaron un poco tarde, la UNEAC cumplen 51 y los Comités 25 años, nuestros afiliados más de un centenar divididos en las Filiales de Escritores, Cine, Radio y Televisión, Artistas Plásticos, Artistas Escénicos, Músicos están realizando trabajos con vistas a esta importante fecha en diciembre.

En su opinión, con respecto a la música popular que se desarrolla en Cuba, ¿que nos limita todavía?

La UNEAC es una institución social y uno de nuestros objetos está encaminado a defender la identidad cultural cubana, hemos tenidos un debate sobre el tema de la música popular en Cuba, hemos participado intensamente en este debate principalmente el tema del reggetón que una parte esa manifestación que no nació en Cuba y el reggetón cubano se ha convertido casi en un conflicto, porque   la difusión del mismo se ha llevado a casi todos los espacios es muy raro que llegues a un lugar en Cuba y no este sonando, es algo que hay que analizar por que Cuba es un país con una fortaleza musical enorme considerado en esos términos en la tercera potencia a nivel mundial Estados Unidos, Brasil y luego Cuba, sin embargo aquí suena mucha música extranjera y no siempre de calidad y lamentablemente lo mejor de la creación musical cubana es lo que menos se escucha.

Nuestros jóvenes tienen el derecho de conocer a otros géneros, otros compositores y otros cantantes y aún se ve esa limitación, es decir no hacemos nada para censurar el reggetón sino que pongan lo otro que es lo que está censurado, que es lo que no se oye.

Ha habido una tendencia en los últimos años ha que esto suene más que cosas propiamente de la Identidad Cultural Cubana y también en debates de naturaleza ideológica porque todos sabemos que la cultura tiene un gran componente político, ideológico, filosófico y la UNEAC es un espacio que tiene la Revolución Cubana para defenderse también a si misma.

Desde su constitución, la UNEAC ha fomentado prestigio con el respeto a sus creadores, porque son ellos quienes perpetúan la historia de un país y vislumbran el actuar de las próximas sociedades.

Artículos relacionados

Las Tunas, ciudad que desafía el tiempo

Tania Ramirez

Señora de 98 años recorre su país y el mundo con vitalidad: la Radio Cubana

redigital

Fidel, en la guía del triunfo

Raudel Rodríguez Aguilar

Escribir Comentario