La mejor Defensa Civil

Jueves, 21 junio 2012, 13:44 | Haga un comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

leonel_jose_perez_penatemporada-ciclonica-cubaLeonel José Pérez Peña
leonelpp@enet.cu

Las Tunas.- En estos días de lluvia en la región oriental de Cuba, muchos habitantes de Las Tunas que ya peinan canas, recuerdan aquel diluvio mortal, conocido por Flora que azotó la región durante los días del 3 al 8 de octubre de 1963 y que dejó más de mil muertos, la mayoría de ellos en el territorio que ocupa  la actual provincia de Granma.

En el actual territorio de Las Tunas, el número de fallecidos y los daños a la economía fueron cuantiosos. La Revolución Cubana era tan joven que todavía no había logrado organizar adecuadamente un sistema para reducir las consecuencias de estos fenómenos naturales.

Aquel 3 de octubre de 1963, todo acaeció vertiginosamente, prácticamente sin información previa porque aún no se disponía de un Servicio de pronóstico Meteorológicos con el aviso oportuno.

Fueron tan trágicos aquellos días y tal el grado de destrucción que algunos hoy, no logran superar el shock emocional vivido y mucho menos encontrar explicación de cómo fue posible salvar sus vidas en medio de aquella malaventura que duro hasta cinco días.

Los ríos se desbordaron, una gigante masa de agua sucia que en muchas zonas cubría varios metros envolvió a seres humanos, animales, sembradíos…

Ante la eventualidad y la persistencia de las nubes en enviar “chorros” de líquido hacia abajo, muchas familias desaparecieron completamente, y otras encontraron abrigos en las incipientes instituciones del Estado o fueron rescatados por las fuerzas aéreas.

El Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz dio la orden al Ministerio de las Fuerzas Armadas de salvar todo lo posible y junto a él, diversas unidades terrestres se trasladaron al oriente cubano a desafiar torbellinos, crecidas y hasta la propia muerte…

Flora fue tragedia, desgracia, duelo, pobreza ¡y una gran escuela! La máxima dirección de la Revolución sacó las experiencias necesarias y adoptó una Plataforma Global para la Reducción del riesgo de Desastres ante la amenaza de catástrofes naturales, surgió La Voluntad Hidráulica, consistente en proyectos y ejecución de embalses para evitar las inundaciones.

La Defensa Civil celebrará el próximo 30 de junio el aniversario 50 de su fundación, y fue concebida como un sistema de medidas defensivas de carácter estatal, llevadas a cabo en tiempo de paz y durante las situaciones excepcionales, con el propósito de proteger a la población y a la economía nacional.

El antecedente más inmediato está en las primeras milicias populares formadas al calor del triunfo revolucionario del Primero de Enero del año 1959, las que se encargaban de las tareas de socorrismo.

Durante el año 2008 Cuba fue víctima del azote de tres huracanes de gran intensidad: Gustav, Ike y Paloma; la lluvia y la furia de los vientos no lograron arrancar tantas vidas humanas como Flora porque ya existía un sistema diseñado para reducir las consecuencias del paso de estos fenómenos naturales.

Muchas vidas se han salvado en estos años en Cuba porque existe Defensa Civil con la mayor organización y operatividad en América Latina, como lo han evaluado los organismos internacionales. Para orgullo de los cubanos, la nuestra es la mejor Defensa Civil.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Acerca de Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba
Las Tunas . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


seis − = 5