Las Tunas, Cuba. Lunes 23 de Abril de 2018
Home > Las Tunas > ¿Seguirá siendo Las Tunas una de las provincias más deforestadas de Cuba?

¿Seguirá siendo Las Tunas una de las provincias más deforestadas de Cuba?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- Hace más de 25 años, los habitantes de la provincia de Las Tunas lideraron un movimiento para la reforestación masiva, el cual, a partir de 1987, se extendió al resto de Cuba con el nombre de Plan Turquino-Manatí, y hasta hoy ha transformado ampliamente las condiciones económicas, sociales y ambientales de gran parte del archipiélago, en especial en las zonas montañosas.

Sin embargo, a pesar de haber sido los iniciadores del abarcador proyecto, actualmente la mayoría de los tuneros se lamentan de que su territorio es uno de los de menor arborización en el país.

¿Y en verdad seguirá siendo Las Tunas una de las provincias cubanas más deforestadas? Así será, a juzgar por elementos muy objetivos que pocas veces se toman en cuenta al evaluar dicho asunto.

Pero ello no debiera de ser motivo de alarma, porque, inobjetablemente, el territorio es de los que más azúcar de caña produce en el país y uno de los que destina mayor proporción de su superficie cultivable a la obtención de viandas, granos, hortalizas, frutas, carne, leche y otros alimentos.

Esa es la razón por la cual, el fomento forestal no tiene acá la misma prioridad que en Pinar del Río, Holguín, Guantánamo y otras zonas en las que los bosques han adquirido una determinante importancia económica y social.

Por razones de tradición y estrategia nacional, desde hace tiempo los suelos tuneros se destinan, fundamentalmente, a los cultivos varios, la caña azucarera y la ganadería, mientras los árboles ocupan las áreas donde ya existían bosques naturales o las tierras no comprometidas con los principales programas de desarrollo agropecuario.

Tanto es así, que cuando el manto boscoso de Pinar del Río, por ejemplo, cubre más de un tercio de la superficie total de esa provincia, y el índice de forestación del archipiélago ya supera, como promedio, el 27 por ciento, en Las Tunas los árboles abarcan menos de una hectárea y media por cada 10 hectáreas de terreno.

Según un informe divulgado por el Servicio Estatal Forestal en esta ciudad, capital de la provincia de igual nombre, 690 kilómetros al este de La Habana, ahora mismo en los ocho municipios de la demarcación apenas quedan tierras libres donde plantar especies maderables, con excepción de algunos campos plagados de frondosos marabuzales, maleza cuyo desbroce exige el empleo de maquinaria pesada, combustibles, lubricantes y otros recursos, igualmente deficitarios.

¿Quiere esto decir que los tuneros están cruzados de brazos ante tales circunstancias mientras la escasez de bosques condena a su territorio a seguir siendo el más seco de Cuba y a trasladar madera desde lejanos lugares para satisfacer hasta las necesidades más elementales en cuanto a esa materia prima?

Lógicamente, no. Por el contrario, y acorde con la Política Económica y Social aprobada el pasado año por el Sexto Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), Las Tunas desarrolla un integral programa de mantenimiento, conservación y fomento de áreas boscosas, que incluye desde la mejora genética de las plantaciones hasta su eficaz aprovechamiento económico.

En ese sentido, el territorio cuenta con excelentes viveros, según dijo a Tiempo21 Miguel Fonseca Martínez, segundo jefe de la Estación Agroforestal de Guisa, de la provincia de Granma, quien se encuentra al frente de un grupo de especialistas encargados de asesorar a los silvicultores tuneros.

El experto explicó que sus investigadores están ayudando a introducir aquí variedades de maderas preciosas, de un alto valor económico, como el cedro, la majagua y la caoba, y para conseguirlo trabajan en el establecimiento de cinco hectáreas de huertos semilleros de cada una de esas especies.

Como parte del programa de reforestación, el 15 por ciento o más de las posturas que se obtienen son de árboles frutales, con vistas a incrementar localmente la producción y el consumo de ese valioso alimento.

En busca de acelerar el desarrollo y el aprovechamiento económico de los bosques, los trabajadores forestales tuneros ejecutarán este año más de la mitad de su plan de siembra mediante la silvicultura intensiva.

La aplicación de esa tecnología de cultivo tiene el propósito de que los árboles alcancen su plena madurez alrededor de los 15 años de edad, y reducir en cerca del 50 por ciento el tiempo que hoy debe esperarse para convertir los árboles en madera.

Los silvicultores tuneros también laboran para garantizar los cinco millones de posturas que requiere el programa de reforestación correspondiente al actual año y contribuir a que en 2015 la provincia alcance el 18,4 por ciento de cobertura boscosa.

Se trata de una meta bastante difícil de cumplir, por no decir imposible, pues implica establecer cuatro mil 800 hectáreas de bosques anualmente, y en 2012, por ejemplo, solo se prevé llegar a poco más de mil hectáreas.

No obstante, aun cuando los tuneros no puedan aspirar a que su provincia sea tan boscosa como Pinar del Río, Holguín o Guantánamo, porque acá los suelos responden a una estrategia distinta, la reforestación en esta zona del país requiere máxima prioridad, tanto desde el punto de vista económico como ambiental.

Y es por eso que Las Tunas necesita, imperiosamente, sembrar los árboles que le permitan autoabastecerse de madera, frutas y otros recursos, y mejorar sus condiciones naturales, sobre todo el régimen de lluvias y la fertilidad de sus suelos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Raúl Estrada Zamora

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Ha trabajado en todos los medios y fue director de la revista Transporte, de La Habana. Se inició en el diario 26 y trabajó como Jefe de Información en la Televisión. Fue editor de Tiempo21. Como reportero atiende los temas del programa alimentario y la agricultura, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @Raulezdecuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


3 × tres =