Un día para honrar a dos grandes cubanos

yenima_12

Natalicio_Maceo_Che

Lea más:

Antonio Maceo Grajales

 

Ernesto Guevara de la Serna

 

Antonio Maceo y Ernesto Guevara: paladines de un pueblo mambí, rebelde, guerrillero

 

Antonio Maceo y Ernesto Che Guevara: Dos épocas…una misma causa

Escuche audio:

{mp3remote}http://www.ivoox.com/cronica-maceo-che_md_1286248_1.mp3{/mp3remote}

Yenima Díaz Velázquez

yenimadv@enet.cu

 

Es 14 de junio y otra vez el almanaque trae un día de respeto y agradecimiento a dos grandes hombres, que vivieron en épocas diferentes a la actual, a Antonio Maceo Grajales y a Ernesto Guevara de la Serna, seres reales y eternos en nuestro tiempo y espacio.

Desde pequeños, los cubanos aprendimos a quererlos, no como a personas lejanas, sino tan cercanas que siempre han resultado familiares por su carácter justo y valeroso, sus acciones como estrategas militares, y las enseñanzas que dejaron en todos los que, aquí o allá, han estudiado su vida y obra.

Vinieron al mundo un mismo día, el 14 de junio, y aunque el tiempo marcaba 83 años de diferencia, las ideas fueron idénticas, cada uno enmarcado en su etapa y con los factores externos que incidían sobre la Cuba de esos años.

El primero, de piel oscura como el bronce, y titán entre los titanes, vio la luz en 1845 y luchó contra el dominio español que doblegaba y humillaba a la patria. Nació aquí y aquí murió para fertilizar con su sangre los campos de Punta Brava, en la actual provincia de Artemisa.

En el momento de su fallecimiento era Mayor General del Ejército Libertador y tenía 26 cicatrices de guerra en su cuerpo. Durante toda su vida fue paradigma de excelencia y prestigio, inteligencia y bravura. No en vano de él dijo el Generalísimo Máximo Gómez “… Pierdo yo al más ilustre y al más bravo de mis amigos y pierde en fin el Ejército Libertador a la figura más excelsa de la Revolución.”

El otro, heroico entre los guerrilleros, comenzó a vivir en 1928, en lejanas tierras de la sureña Argentina, y estuvo sus últimos días en otra nación, Bolivia, que lo acogió como amigo, combatiente y mártir y a donde fue después de haber renunciado a su grado de Comandante de la Revolución Cubana.

En esos lugares, en África y en nuestro país, fue un digno ejemplo de internacionalismo para la humanidad. Era un combatiente excepcional que también se destacó como médico, estadista y escritor y que despertó hermosos sentimientos en varias naciones.

Ambos, Antonio Maceo Grajales y Ernesto Che Guevara, hoy están ausentes físicamente. Sin embargo, la fuerza de sus ideas, sus osadías y el valor que siempre demostraron nos acompañan para toda la eternidad.

Ellos laten en los corazones de los estudiantes y en la convicción de todo el pueblo, que los recuerda a cada momento, mucho más los decimocuartos días del mes de junio, cuando el calendario los hizo coincidir en su natalicio.

Artículos relacionados

La mala pandemia que deja lecciones positivas

Leydiana Leyva Romero

Soberanía para la vida

Darletis Leyva González

Controlar consumos energéticos y no cometer violaciones, claves en la Cuba de hoy

María Esther Pupo Hechavarría

Escribir Comentario