Antonio Maceo, soldado de la libertad

Jueves, 14 junio 2012, 13:49 | Haga un comentario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

maura_pena_machadoantonio_maceoMaura Peña Machado
taura@rvictoria.icrt.cu


Mucho se ha escrito sobre
Antonio Maceo; historiadores, políticos, estudiosos de diferentes épocas han profundizado en su vida y obra, sobre todo en el ejemplo de su valor y patriotismo, la vigencia de su pensamiento y el legado que dejó a las nuevas generaciones como hombre de acción, pero también de pensamiento profundo.

Al decir de Julián del Casal fue “un hombre de figura atrayente”; Enrique Collazo lo describió “fornido y bien proporcionado”. Medía el Titán de Bronce alrededor de seis pies, aunque llegó a pesar más de 220 libras. Era un magnífico jinete y hábil manejador del machete, a pesar de sus manos pequeñas. Derecho de nacimiento, una herida en combate lo obligó a valerse de la zurda”.

Tenía una forma de hablar muy pausada, bajo y despacio, para disimular la tartamudez que le afectaba desde la niñez. Detestaba las malas palabras, las bebidas alcohólicas y el humo del tabaco. Gustaba de la limpieza y el buen vestir.

Su trato fue siempre correcto y respetuoso, aún con el enemigo, “de serenidad en su conducta”, como lo recordaba Juan Gualberto Gómez. “Era sincero hasta donde se lo permitía el buen gusto de no herir a los demás “, apuntó el investigador Leonardo Griñán. Nuestro José Martí dijo refiriéndose al Titán: “Ni rechaza ni lisonjea, pero le saludan todos”, en tanto Griñán apuntó: “Tenía además la agradabilidad de Tololo que despierta esperanzas. Y el deseo de no desagradar”.

¿Cómo describir con palabras al Titán de Bronce, al General Antonio, al Maceo de los cubanos? Lo dicho es sólo una muestra al azar de los que le conocieron y compartieron su tiempo.

En el aniversario 167 de su natalicio recordamos al soldado más bravo, que siempre antepuso su ideal independentista a todo: la hacienda, la familia, su propia vida. Lo aprendió de sus padres, Marcos y Mariana, quienes abandonaron en 1868 sus prósperas fincas –cuyas propiedades obtuvieron a fuerza de machete y sudor, con el único concurso de los hijos-, para acudir al llamado de Independencia o Muerte, enarbolado por Céspedes desde el ingenio “La Demajagua

Maceo también desconfió del coloso norteño y alertó sobre el peligro que representaba para la Isla: “No quisiera que nuestros vecinos tuvieran que derramar su sangre por nuestra libertad, nos bastamos solos para arrojar de Cuba al derruido poder de España”.

Cuando en 1890 alguien aseguró en su presencia que el destino de la Isla era la anexión a la unión norteamericana, respondió intransigente: “Creo, joven, aunque me parece imposible, que ese sería el único caso en el que tal vez estaría yo al lado… -y tras una estudiada pausa, finalizó- de los españoles”.

Maceo coincidió con el ideario de Martí en más de una faceta, lo vemos también cuando dijo: “Me opondré hasta donde me sea posible a la usurpación de una raza sobre otra”.

Antonio Maceo se autodefinió como un “soldado de la libertad nacional que para Cuba deseo” y llegó afirmar: “He deseado lo que puedo ser, un obrero de la libertad”. Tuvo fe en el futuro y en la capacidad revolucionaria del pueblo cubano: “No trabajamos para la presente generación, muéveme solo el triunfo del derecho y laboramos para las generaciones venideras”.

Nunca se dio por derrotado; cuando algunos se dejaban abatir por el desaliento, exclamaba: “El triunfo de nuestra causa lo siento en mi propio ser, si desconfiara, moriría en el acto mismo que abrigara tales dudas” Y a un amigo confesó: “Me siento cada vez más animado y dispuesto a resistir contra la naturaleza y los hombres que se opongan a nuestros fines políticos. Venceré”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Acerca de Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba
Historia . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


2 × = dieciocho