• Portada
  • Cultura
  • Última producción almodovariana en salas oscuras tuneras
Cultura

Última producción almodovariana en salas oscuras tuneras

piel_habitoadriana_barreraAdriana Barrera Santiesteban
adriana@rvictoria.icrt.cu

 

Las Tunas- Pensada de atrás hacia delante, el filme La piel que habito es un rompecabezas narrativo donde cada suceso tiene su causante en los años predecesores. Mezcla de cine de terror con suspenso, todo bañado en la desbordante sexualidad habitual en el realizador español Pedro Almodóvar, el filme distingue dos partes bien diferenciadas en su estructura: la primera, con varias intrigas y un poco del típico kitsch español; y la segunda, donde la cinta vuelve a comenzar, con respuestas y texturas más siniestras.

La película nos cuenta la historia del eminente cirujano plástico Doctor Robert Ledgard, interpretado por el afamado actor español Antonio Banderas, quien desde que su mujer sufriera quemaduras en todo el cuerpo en un accidente de coche, se interesa por la creación de una nueva piel con la que hubiera podido salvarla.

Doce años después consigue cultivarla en su propio laboratorio, una piel sensible a las caricias, pero una auténtica coraza contra todas las agresiones.

La nueva producción del cineasta manchego vuelve a tener su ADN y por supuesto La Piel que habito está impregnada de él. Posee una banda sonora magnífica a veces cargada de intensidad, fuerza y dramatismo, y otras de melancolía.

Las figuras interpretativas son espléndidas. Elena Anaya protagoniza un trabajo fascinante y colosal. Y Antonio Banderas no sale mal parado de una interpretación difícil, complicada y por supuesto muy arriesgada en el papel del obsesivo Doctor Ledgard. Junto a ellos una estupenda y siempre eficaz Marisa Paredes.

La cuestión pasa por la ficción pura. Y el filme, en las sabias manos de Almodóvar, comienza a desarrollar una suerte de virtuosismo cinematográfico: guión, estética, temática son abordadas del modo más complejo, para extraer del celuloide el jugo más puro, néctar de cine.

Este es otro original y rocambolesco ejercicio de dirección en el que el humor negro, el terror, el drama, la comedía, el amor, el sexo, el misterio, la intriga y el suspenso tienen cabida en la película: Una virtud más de esta obra rara y singular, pero a la vez brillante y sorprendente.

 

La piel que habito, la más reciente producción cinematográfica del cineasta Pedro Almodóvar se exhibe por estos días en las salas oscuras de esta provincia del oriente cubano.

Artículos relacionados

Las Tunas a las puertas del evento literario Portus Patris

Sheyla Arteaga Rodriguez

Tradiciones del carnaval de Las Tunas

Tania Ramirez

Llegan los aires del Carnaval Las Tunas 2018 a la Casa de la Música

Sheyla Arteaga Rodriguez

Enviar Comentario


7 − seis =