Las Tunas, Cuba. Lunes 24 de Julio de 2017
Home > Historia del Deporte en Las Tunas > Evidencia de calidad en béisbol escolar

Evidencia de calidad en béisbol escolar

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

beisbol_escolaresjuan_emilio_batista2Juan E. Batista Cruz
jbatista@enet.cu


Desde el comienzo de la práctica beisbolera en la provincia de Las Tunas, existieron equipos infantiles o colegiales que, de forma sistemática, se convirtieron en canteras aportadoras de talentos de los correspondientes a las categorías juvenil y de mayores, facilitadas por la gran cantidad de terrenos en los que se desarrollaban juegos cotidianamente.

Los torneos de béisbol colegial eran parte sustancial del quehacer de este deporte en la actual capital provincial de Las Tunas, en Puerto Padre, en poblados como Vázquez, San Manuel, Bartle y en los bateyes de los antiguos centrales azucareros de Chaparra, Delicias, Manatí y Jobabo. Esta actividad alcanzó gran auge en las décadas del 40 y el 50 del pasado siglo, con su clímax en el primer intento de organizar la llamada Liga Nacional Infantil conocida por Los Cubanitos, allá por la primavera de 1957, tal y como lo he reflejado en crónicas anteriores.

Oficialmente, Los Cubanitos de este territorio participaron en los dos últimos torneos organizados por aquella institución, en 1960 y 1961 y su calidad se puso de manifiesto cuando en el primero, la novena de la Coca Cola y en el segundo, la representante del municipio de Victoria de Las Tunas, defendieron los colores de la antigua provincia de Oriente en la fase final nacional.

Desaparecida aquella Liga por los cambios realizados en la estructura deportiva cubana con el surgimiento del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación, INDER, nacieron los Juegos Escolares, convertidos rápidamente en la principal cantera del país, para después sustentarlo como potencia a escala mundial, incluidos los Juegos Olímpicos.

Para ejemplificar el alto nivel cualitativo del béisbol escolar en esta región, especialmente en la categoría de menores de 13 años de edad, ofrezco detalles de lo ocurrido en el norte del antiguo Oriente, en el curso 1964-1965, cuando en esta ciudad la práctica masiva del deporte nacional, era dominada por dos centros nacidos con la Revolución, Jesús Argüelles y Juan Ramón Ochoa, de los repartos Casa Piedra y La Victoria, de la ciudad de Las Tunas, en los cuales estudiaban los jugadores más talentosos.

En el curso de referencia los muchachos del centro escolar Jesús Argüelles presentaron un verdadero trabuco, por lo cual dominaron sin problemas el torneo en la región Tunas-Puerto Padre, en tanto se formó una selección con los más destacados del resto de los equipos, para que ambos participaran en la lid de la zona norte de Oriente, frente a sus similares de Holguín-Gibara, Banes-Antilla y Mayarí-Sagua-Moa.

El evento de marras tuvo lugar en los terrenos de la Escuela de Iniciación Deportiva, EIDE, y del centro escolar Oscar Lucero. La eliminatoria se hizo en dos zonas, una en la que lidiaron las selecciones y otra donde se enfrentaron los campeones, según me confirmó después de hurgar en sus recuerdos, mi hermano menor Amado Batista Cruz, jardinero central zurdo de la novena del centro escolar Jesús Argüelles, donde también militaba un excelente lanzador derecho, Uvalerio Rojas, quien después estuvo en las filas de Mineros en las series nacionales de béisbol y que, lamentablemente, ya desapareció físicamente.

El hecho concreto fue que en una y otra zona, vencieron el campeón y la selección de la región Tunas-Puerto Padre, los cuales se enfrentaron por el título. Mi hermano solo memoriza que la victoria fue de los seleccionados sin precisar el marcador, aunque no olvida el instante supremo en el último capítulo, porque el out decisivo cayó sobre un batazo suyo por el jardín derecho, gracias al excelente fildeo de Danilo Muñagorry, con empate y ventaja en circulación.

Aquella demostración de fuerza de los peloteritos tuneros explica por qué en estos predios siempre se contó y se cuenta con jugadores de gran calidad y en todas las posiciones. Es la herencia de más de 100 años de quehacer en el deporte de las bolas y los strikes, es el legado de los inolvidables Negros Viejos, forjadores de una inmortal pasión que se ha mantenido, con orgullo, generación tras generación.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cinco − = 2